Dirigir tu vidaMotivarteSer más feliz

Este año 2020 te deseo…

Este va a ser, probablemente, el último artículo del año, y me apetecía hacerlo un poco especial. Así que he pensado en 12 aspectos que te deseo para este 2020… ¡Vamos allá!

Este 2020 te deseo…

1. Mucha ilusión

Hace un tiempo ya, descubrí que la ilusión es una de mis emociones más potentes. Es la que me hace poner el despertador a las 5 de la madrugada para ver la salida del sol (y salir de la cama para hacerlo posible), es la que, en medio de mi pecho, me genera un calor enorme de energía, motivación y ganas de comerme el mundo. Y es la que me hace llorar viendo una puesta de sol, la que me ayuda a ver el mismo paisaje 100 veces con los ojos como si fuera la primera vez y la que, sintiéndola, me llena de ganas de vivir, de disfrutar y de soñar.

La ilusión es una fuente de energía que nos motiva a seguir hacia adelante, nos llena de energía, de motivación y de ganas para conseguir nuestros sueños, nos predispone a actuar. Y se puede trabajar para mantenerla. Intenta encontrar el lado bueno de todo lo que te sucede, apreciar los pequeños momentos de la vida diaria, observar lo que te rodea con consciencia, como si fuera la primera vez que te lo miras y haz más de lo que te gusta.

«Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina.» Gilbert Keith Chesterton

2. Que tengas sueños y los conviertas en objetivos

Los sueños nos ayudan a tener ilusión en la vida y se pueden convertir en nuestro «para qué». Pero un sueño es eso, un sueño. Para que se convierta en una realidad hay que trabajarlo y por eso, hay que convertirlo en un objetivo, crear un plan de acción para trabajarlo a diario y sobre todo, descubrir e ir transformando todas las creencias limitantes que van apareciendo por el camino y aprender nuevas herramientas para ser capaces de afrontar lo que requiere nuestro sueño para que se cumpla.

«Los sueños se empiezan a cumplir cuando se convierten en objetivos«

3. Que disfrutes del camino

A veces nos perdemos en el destino final. Solo nos centramos en ese momento en que conseguimos ese sueño y nos desentendemos de todo el proceso para llegar allí.

Cada sueño tiene sus propios caminos y algunos son más cortos que otros pero, ¿te imaginas que tu sueño tardara años o décadas en materializarse? Imagina que vas a subir una montaña, obviamente, la cima es tu objetivo pero, ¿cuánto vas a tardar en llegar a ella? ¿4, 5, 8 horas? ¿Y cuánto tiempo vas a estar allí arriba? Normalmente en la cima hace frío, viento y es donde menos tiempo vas a pasar de todo el camino. El proceso más importante y significativo es todo el camino hasta llegar allí… Y es este camino el que hay que disfrutar porque es donde estarás más tiempo y porque nunca sabes qué sucederá. Quizás llega una tormenta a 1h de la cima y tienes que dar media vuelta, quizás el camino es inacessible y no puedes llegar aunque la veas desde muy cerca,…

Por eso disfrutar del camino es imprescindible, porque es lo que vives y lo que estarás viviendo durante mucho tiempo, también forma parte de tu vida. Igual que conseguir tu objetivo, es una parte más de tu objetivo.

«Mientras llegas a tu destino, disfruta de tu camino«

4. Perseverancia

Más que motivación, más que constancia y más que fuerza de voluntad, te deseo perseverancia. Esto significa que sí, que quizás abandonarás, que perderás las ganas y la ilusión, que dejarás de hacerlo durante una temporada, pero ¿sabes qué? Que te lamerás las heridas, te secarás las lágrimas, te volverás a poner las pilas y vas a volver a empezar.

Porque lo más importante es hacer algo, aunque sea poco, pero que cada pequeño paso te acerque a lo que quieres conseguir. Y porqué hay que ser realista, la vida sigue, aunque nosotros tengamos nuestros planes y hay que adaptarse. No siempre tus circunstancias van a permitirte hacer lo que quieres para conseguir tu objetivo, pero la perseverancia te ayudará a seguir intentándolo cada día hasta que puedas hacerlo. Poco a poco, paso a paso, pero sin parar de intentarlo, una vez más.

«La perseverancia no es una carrera larga, es una serie de carreras, una tras otra.» Walter Elliott

5. Curiosidad y ganas de aprender

La curiosidad y las ganas de aprender son la forma ideal de seguir creciendo, de tener la inquietud para descubrir nuevas maneras de vivir, aprender mejores formas de hacerlo y disfrutar de la vida. Nunca es tarde para aprender y siempre hay cosas por aprender.

La curiosidad te abre al mundo y te llena de nuevas posibilidades. Pregunta, lee, escucha y hazlo siempre con la actitud de no saber, de querer aprender, porque siempre hay cosas nuevas cosas por aprender, siempre.

«No tengo talentos especiales. Sólo soy apasionadamente curioso.» Albert Einstein

6. Que puedas aceptar lo que no puedes cambiar

Una de las cosas que a mi me cuesta más es aceptar cosas que no quiero o que no me gustan en mi vida, y sé que no soy la única. Aceptar cuesta porque nosotros tenemos una idea de cómo es la vida y queremos que sea así, pero lamentablemente solo tenemos cierto control sobre lo que nos sucede y este control solo tiene que ver con lo que nosotr@s hacemos, pensamos y sentimos. Más allá de eso, solo nos queda adaptarnos a lo que nos va sucediendo. Y precisamente porque no podemos cambiarlo por mucho que nos cabreemos, nos quejemos o nos rebotemos, deberíamos aceptarlo de un modo más rápido.

Tenemos dos opciones, seguir enfadados con el mundo y todo lo que nos rodea por lo que no queremos en nuestras vidas o aceptar que así son las circunstancias, al menos de momento, y que si las aceptamos, la vida será más satisfactoria que estando cabreados y decepcionados. ¿Son las circunstancias que habrías elegido? No, pero son las que son y a corto plazo no las vas a poder cambiar, así que solo te queda aceptar tu nueva realidad e intentar cambiar lo que sí puedes cambiar.

No se trata de resignarse, sino de aceptar que es tu realidad, de momento, y tu cabreo no la cambiará, solo te producirá mayor malestar a ti mism@, así que estás perdiendo por partida doble: las circunstancias que no deseas y tu malestar.

«La aceptación es hacer las paces con tu realidad». Rafael Vidac

7. Que te quedes con lo que suma

En tu vida, elige quedarte con TODO lo que suma, sean pensamientos, creencias, personas, situaciones,… Ninguna situación ni relación vale la pena si no suma.

No te quedes con quien no te quiere, con quien no te cuida ni te valora. Un trabajo no vale tu felicidad, un amigo no vale tu bienestar, una pareja no vale tu autoestima,… Tal cual: Si NO suma, NO vale la pena. Quédate solo con las personas que tienen tiempo para ti: para escucharte, para tener detalles contigo, para cuidarte, para preocuparse por ti, para preguntarte cómo estás, para responderte los whatsapps, para tomar un café contigo, para desviarse de su camino para estar solo 5 minutos contigo, para saber cuando necesitas alguien a tu lado, para pasarlo bien contigo,…

La vida es demasiado corta (y a veces, suficientemente complicada) como para tener a personas, actitudes y creencias que todavía la compliquen más. Recuérdalo: si no suma no vale la pena.  ¡Valórate!

No olvides que, quien no suma y multiplica, resta y divide.

8. Que seas valiente, que te atrevas a ser vulnerable y ¡te arriesgues a vivir!

Ser valiente no es más que hacer las cosas aunque tengas miedo. Te deseo que seas muy valiente y aprendas a serlo, a pesar del miedo. Porque detrás de ese miedo hay el teléfono de la persona que te gusta, la oportunidad de conseguir ese trabajo o el reto de crecer como persona.

Nadie ha dicho que sea fácil, pero cuanto más lo intentes, más fácil y más cerca estarás de conseguirlo. La única manera de superar el miedo a algo es hacer, precisamente, lo que nos da miedo. Es hacerlo, aunque tengas miedo, aunque te conviertas en una persona vulnerable.

La vulnerabilidad no es ser frágil o débil, al contrario, requiere ser muy valiente para exponerse ante los demás, arriesgarse, tomar decisiones aceptando los riesgos y las pérdidas.

¿Qué te separa de aquello que quieres? ¿De aquello que sueñas? No quiero que llegues al final de tu vida y te preguntes: ¿Y si hubiese ido? ¿Y si hubiera dicho «Te quiero»? ¿Y si me hubiese tirado a la piscina?»

¡Arriésgate!

«No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe vencerlo.» Nelson Mandela

9. Paz

Sentirte en paz con la vida y contigo no tiene precio. Saber que das siempre lo mejor de ti, que haces lo correcto, que te cuidas y te quieres, que cuidas a las personas de tu entorno y que cuidas tu hogar, el planeta en el que vives, te generará mucha paz.

No se trata de ser perfect@ sino de intentar hacerlo siempre del mejor modo posible. Permítete sentir las emociones cuando vayan llegando, permítete tener días malos y mímate más en estos días. Pero también, esfuérzate para volver a levantarte cada día y volver a empezar. Escúchate y date lo que necesitas en cada momento, permítete tener paz y silencio mental, cuídate, conviértete en tu mejor amig@ y quiérete, trátate bien. No eres perfect@ ni tienes que serlo.

«La persona que no está en paz consigo misma, será una persona en guerra con el mundo entero.» Mahatma Gandhi

10. Mucha naturaleza

La naturaleza es el inicio de todo, formamos parte de ella y cuando estamos en ella conectamos con nuestra esencia. Para mi es uno de los mejores rincones para encontrar paz, para encontrarme a mi, para dejar fluir mi mente y mis emociones, para entender, para aprender, para sentir, para disfrutar…

Piérdete en ella cuando necesites una respuesta o cuando necesites parar. Solo ve y observa. Respira profundamente, llénate de naturaleza, de bosque, de su «sonido» y disfrútala.

«En cada paseo por la naturaleza, uno recibe mucho más de lo que anda buscando». John Muir

11. Que disfrutes y te diviertas

A veces parece que hacerse mayor signifique dejar de jugar y de pasárselo bien, y hay muchos modos de divertirse y disfrutar de la vida. No todo son preocupaciones. Nos tomamos la vida demasiado en serio, todo son tragedias, todo es muy difícil, todo es complicado…. ¿O es así cómo lo vemos?

La mayoría de las cosas que nos preocupan, no van a suceder nunca. ¿Dentro de 6 meses, esto que te preocupa tanto va a ser relevante? Te darás cuenta que, en muchas de las cosas que te preocupan, la respuesta es no. Así que quítales importancia. Si se pueden resolver, te pones manos a la obra, si no se pueden resolver, ¿qué más da? Vamos a practicar la aceptación.

No esperes a tener hijos para jugar a la pelota, a pistolas de agua o a ver películas infantiles. Cuida al niño pequeño que tienes dentro cada día. Hoy también 😉

«El único deber es el deber de divertirse terriblemente». Oscar Wilde

12. Mucha gratitud

Dar las gracias es una de las sensaciones más agradables y que te producirán mayor bienestar. Te ayuda a apreciar y a valorar lo que tienes y además, te sientes muy bien al hacerlo.

Es muy importante apreciar lo que sí tenemos, hasta dar las gracias de lo que no nos gusta pero que está en nuestra vida porque son aprendizajes que nos ayudan a crecer (aunque sean una putada, lo sé). ¿Te suena que «no hay mal que por bien no venga»?

Agradece y disfruta del bienestar que te genera y sobre todo, disfruta de cada pequeño momento, de cada pequeña rutina, de los pequeños detalles que hacen grandes nuestras vidas: el café de media mañana, la sonrisa pícara de tu abuela cuando coge chocolate, el olor de tu casa, una ducha caliente, ver una puesta de sol,… Estos pequeños grandes momentos son los que nos llenan, así que dales la importancia que se merecen.

«La gratitud es la memoria del corazón». Lao Tse

Te deseo lo mejor para este 2020. ¡Feliz año!

Marta 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.