Como la vida misma

Aquí encontrarás  los fragmentos de la historia de Natalia que puedes leer en la Newsletter. 

Si no quieres perderte ninguno, apúntate. Solo recibirás 3 emails semanales. 

La agenda de septiembre

Puede que estés aprovechando las vacaciones hasta el último minuto o quizás ya estás preparando el nuevo curso. 

¿Eres de l@s que se compra agenda nueva cada año? ¿O una libreta? 

Natalia sí, Natalia es muy fan del septiembre. 

Bueno, después de la crisis post-vacacional, claro. 

Porque le gusta septiembre pero le gustan más las vacaciones. 😉

En fin, que le encanta septiembre porque es la posibilidad de volver a empezar. 

Sí, quizás no cambia nada, quizás septiembre es un mes más, como agosto u octubre, pero la actitud, esta ilusión, la idea de empezar de nuevo, es lo que le da la energía para volverlo a intentar cada septiembre.

Aunque repita propósitos y proyectos.

Porque hay varias cosas imprescindibles para conseguir lo que te propongas. Una de ellas, es la ilusión y las ganas de empezar. 

Otra es la perseverancia

Porque es tan importante o más, que tener sueños. 

Si sabes cómo, puedes mantener estas ilusiones y estas ganas de conseguir lo que te propones, aunque aparezca el estrés, la rutina y el desánimo en tus planes. 

La perseverancia, por ejemplo, ayuda mucho a conseguir lo que te propones y te enseño cómo ser más perseverante sin abandonar en el camino, aunque las cosas se pongan chungas en el camino, en el programa Objetivo: Conseguir Objetivos.

Específicamente, te cuento cómo los valores, esos grandes abandonados en el mundo de los objetivos y las metas, pueden ayudarte a ser perseverante (y a conseguir lo que te propongas, claro). 

Entre otras muchas cosas, claro. 

Te lo puedo enseñar aquí

Cómo las dietas te enseñan cómo NO crear propósitos ni objetivos

Hay muchos fans y muchos detractores de los propósitos y los objetivos.

Yo (casi) siempre, estoy a favor de tenerlos. Pero esto, te lo cuento otro día. 

Lo que quería contarte hoy, es que, algunos de los detractores, no son partidarios de tener objetivos por un motivo muy claro… 

Te lo voy a contar con un ejemplo:

Imagina que Natalia tiene como propósito para este nuevo curso, prepararse para correr la carrera de la Mujer el próximo marzo. 

Está claro, que este objetivo puede ser muy distinto en función de si está acostumbrada a correr o no, si ha realizado alguna carrera, cómo es su estado físico, si está en forma, si hace deporte a menudo… 

(Ahora, si Natalia me escuchara, me diría: “Nena, ¿¿pero no ves que me pesa el culo??? Esto es un reto casi imposible para mi”)

Así que, teniendo claras las circunstancias personales de Natalia, su propósito requerirá unas acciones completamente distintas a las que tendría que hacer yo…. 

Pero esto te lo contaré otro día también. Eso sí, si quieres descubrir cómo serían, lo puedes descubrir aquí

Estamos de acuerdo en que, para correr la carrera de la Mujer, Natalia tendrá que hacer varias cosas hasta marzo, ¿verdad?

Los detractores de los objetivos, te dirían que, si Natalia tiene este objetivo en marzo, se preparará para marzo y, cuando lo consiga, abandonará estas acciones, como correr tres veces por semana y volverá a su conducta habitual (que es ver Netflix los domingos por la tarde, correr porque pierde el metro y salir a andar para poder tomarse un vermut sin remordimientos). 

Yo estoy de acuerdo, en parte, porque sí, puede que te propongas un objetivo y solo te centres en conseguirlo, sin crear cambios en ti, en tus rutinas y en tus hábitos (es decir, sin convertirte en una mejor versión por el camino)… 

Y una vez lo hayas conseguido, abandones todo lo que has hecho para conseguirlo. 

Natalia me diría ahora: 

​- Claaaaro, como mi dieta número 503, que cuando termino los dos meses que me propongo, si consigo completarlos, tardo menos de 2 días en meterme un atracón de donuts, muffins y pastelitos…. 

Efectivamente, los detractores de los objetivos te dirán que, cualquier propósito que tengas, si es temporal, no durará, como las dietas, y que por eso no sirven de nada los objetivos.

Sin embargo, yo te digo, que si consigues que tus objetivos, y lo que tienes que hacer para conseguirlos, formen parte de tu nueva versión mejorada de ti mism@, no solo puedes conseguir lo que te propongas, como correr una carrera, sino que puedes establecer un nuevo hábito en tu vida y que esta carrera, sea la primera​​ de muchas. 

​​Si te interesa descubrir cómo hacerlo, te lo puedo enseñar aquí

Por cierto, imagina que no hablamos de correr una carrera, sino de comer más sano.

O mejorar tus relaciones.​

O tu trabajo.​​​​​​

O cualquier ámbito de tu vida que quieras mejorar. 

Te lo cuento arriba en el enlace. ​​​​