Hay muchos tipos de valientes. Hay valientes que persiguen sus sueños a pesar de lo que se espera de nosotros en nuestra sociedad, los que se han esforzado para cumplir su sueños, y los que se esfuerzan por disfrutar de la vida a pesar de tener una enfermedad crónica.

Y este es el caso de Keka, diagnosticada de esclerosis múltiple desde 2019. Si conoces un poco esta enfermedad crónica, te podrías imaginar que no es nada fácil vivir así y nuestra protagonista, se está convirtiendo en una experta en convivir con ella y en disfrutar de todos los momentos que pueda de la vida.

Pero no te cuento más, te dejo con la entrevista para que descubras las perlas que nos cuenta sobre su autoaprendizaje a través de esta enfermedad…

Cuéntanos un poco sobre ti para los que no te conocen: qué haces, de qué vives, cómo vives, cuál es tu pasión,…

Soy Social Media Manager en FACUA, docente de marketing digital especializada en crisis de reputación online y la mitad de One to Corp, un proyecto de formación sobre marketing online.

Me apasiona mi trabajo, comunicar a través de las redes sociales.

Canalizar la oportunidad de ayudar a muchos usuarios en las plataformas 2.0 y escuchar activamente, me permite trasladar la información y establecer mecanismos ejecutables al servicio de los demás.

¿Cuál es tu enfermedad?

Tengo actualmente diagnosticada esclerosis múltiple. Una enfermedad autoinmune en la que se ven afectados el sistema nervioso central y la médula ósea.

A cada paciente le afecta de un modo, se la conoce como la enfermedad de las mil caras por ello. Podría describirse como que nuestros linfocitos nos atacan a nosotros mismos en vez de combatir los agentes patógenos.  

¿Qué haces para convivir con ella?

No niego que al principio fue un shock y aún hoy estoy aprendiendo a convivir con ella.

He usado la auto observación,  escucharme y leer  las señales de lo que me afecta positiva o negativamente. Por esto, acostumbro a seguir unos hábitos tales como: beber un mínimo de 2.5 litros de agua al día, caminar una hora diaria, acudir al gym al menos cuatro veces por semana, practicar técnicas respiratorias, practicar ayuno de 24 horas cada semana, comer poca carne, muchos vegetales, casi ningún procesado, tomar alcohol solo un día en semana y máximo un solo producto con azúcar por semana.

He tenido que volverme metódica y más disciplinada para no olvidar mis límites.  

 ¿Cómo afrontas los miedos, las limitaciones y la incomodidad de vivir con ella? 

Realmente con información, es fundamental. Primero informarme de todo lo que conlleva, ser consciente de todo aquello en lo que me estaba afectando y a lo cual yo no ponía nombre.

Hablar abiertamente de ello con la familia, deben empezar a conocer aquello que me afecta para que también puedan comprender un poco mejor, las razones por las que no acudo a algún evento familiar. Esto evita malos entendidos.

He tenido que volverme metódica y más disciplinada para no olvidar mis límites.  

He aprendido a perdonarme, a ser menos exigente conmigo misma. Si no se puede, no se puede y mañana será otro día.

¿De dónde sacas la energía para seguir hacia adelante? ¿Cómo te motivas cuando pierdes la esperanza?

Realmente creo que no es tanto una cuestión de energía sino de actitud. Yo llamo a esa energía con la firme idea de que me acompañará todo el día.

Intento escuchar podcasts que me gustan, leo a personas que me aportan, escucho música, selecciono mi lectura, hago lo que me gusta.

La felicidad son pequeños momentos que se dan a lo largo del día. Mi reto, sumar muchos pequeños momentos felices cada día.

He aprendido a perdonarme, a ser menos exigente conmigo misma. Si no se puede, no se puede y mañana será otro día.

Pocas veces pierdo la esperanza porque considero que son los nuevos límites con los que debo contar en mi día a día, si alguna vez me excedo y caigo en el bucle del dolor me pongo en la clave de que mañana tendré una nueva oportunidad de estar bien.

¿Cuáles son tus nuevos retos con esta nueva realidad?

Vivir, vivir y vivir.

¿Qué son los fines? Lo bello es vivir, que para eso hemos venido a esta vida. 

La felicidad son pequeños momentos que se dan a lo largo del día. Mi reto, sumar muchos pequeños momentos felices cada día.

¿Qué es para ti la felicidad?

Creo que en mi respuesta anterior os sacará de dudas. Vivir cada día es un gran ejercicio de responsabilidad no sólo para conmigo, sino para ser ejemplo para mis hijas y mi marido.

No me imagino otro modo de ser y estar, más que siendo coherente conmigo misma, sin autoexigencias imposibles, usando la flexibilidad, la resiliencia y la capacidad de adaptarme a lo que sucede en este mismo momento.

Vivir cada día es un gran ejercicio de responsabilidad

¿Te consideras una persona feliz?

Me considero positivista y ello de algún modo me lleva a ser feliz. Aunque reconozco que no soy feliz siempre, siempre busco momentos de felicidad.  

¿Qué le dirías a alguien que también está pasando por algo como lo que estás viviendo?

Le diría que tener miedo es parte del proceso que le llevará a normalizar su nueva realidad. Que debe autoobservarse para reconocer que todo lo que le venía sucediendo, tenía probablemente el origen en su enfermedad. Esto le hará perdonarse muchas cosas que quizás no reconocía.

Mañana tendré una nueva oportunidad de estar bien.

También le recomendaría acudir a asociaciones para que se pueda apoyar e informarse de todo lo que gira en torno a su enfermedad. Que se sienta con libertad de no tener que dar explicaciones a nadie. Esta es la enfermedad de las mil caras y que la imagen no esté deteriorada no implica que no se padezca y se sufra esta enfermedad. 

Por último, y no por ello menos importante, que los terapeutas son un recurso interesante para ordenarnos los pensamientos y cambios a los que nos vemos sometidos cuando recibimos el diagnóstico.

¡Cuántas cosas podemos aplicar en nuestras vidas de todo lo que nos ha contado Keka! No solo es imprescindible observarse para conocerse y entenderse, para ser más benévolos con nosotros mism@s y para perdonarnos, sino que los hábitos y la disciplina son necesarios, la vida está para vivirla y la felicidad es una responsabilidad y no es más que muchos momentos felices juntos.

¡Mucha felicidad y mucha vida para ti, Keka!

Puedes encontrar a Keka en:

*Foto de Keka Sánchez

author-sign

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre la autora

¡Hola! Psicóloga, Coach, Escritora, Equinoterapeuta, etc... Aprendiz de la vida y de la naturaleza, siempre dispuesta a aprender y a descubrir algo nuevo. Me encanta disfrutar de los pequeños grandes placeres de la vida: leer, las puestas de sol, la naturaleza, las croquetas, la música, los pasteles,... ;)

Te puede interesar...