Dirigir tu vidaMejorar tu carrera profesionalTener objetivos claros

No lo vas a conseguir, a no ser que estés dispuesto a esto

Todos nos hacemos propósitos, no solo a principios de año, sino que, a lo largo del año, decimos muy convencid@s que vamos a hacer X o vamos a dejar de hacer Y pero, o ni siquiera empezamos o abandonamos al cabo de 4 días…

Muchas veces también, cuando abandonamos lo justificamos diciendo que no era un buen momento para hacerlo, que es culpa de algún factor externo (la crisis, tu entorno,…), o es por falta de motivación, porque tú eres incapaz de ser constante,…

Pero la realidad es que, aunque estos motivos pueden influenciar, hay otro factor mucho más importante que NO te permite conseguir lo que te propones.

Si quieres descubrir más motivos por los que NO consigues lo que te propones, apúntate aquí a la Masterclass Gratuita: ¿Por qué no cumples tus objetivos?

Y es, ni más ni menos, que NO estás dispuesto a pagar el precio. Sí, “may frien”, en esta vida toooodoooo tiene un precio y, conseguir tus sueños y deseos también. No existe la pastilla mágica ni una hada madrina ni nada que milagrosamente te conceda tus deseos de un día para otro (lamentablemente).

“Pagar el precio” suena muy dramático, lo sé, pero no siempre requiere de tu sudor y tu sangre literalmente. Lo que sí requiere, es que en toda elección deberás descartar o sacrificar algo. Y elegir tu sueño, tu propósito o tu objetivo, también requerirá sacrificar algo.

Con cada elección renunciamos a una posibilidad, así que escoger esforzarse por conseguir un objetivo también requerirá que sacrifiques algo de tu vida. Puede ser un sacrificio pequeño o más grande, pero es una pequeña concesión para un beneficio mayor a largo plazo: dejar de beber Coca-Cola para estar más sano, dejar de ver media hora de televisión para leer más, levantarte media hora antes para hacer deporte,…

El precio a pagar puede ser…

El precio a pagar para cualquier cosa, suele ser una o varias de estas tres opciones:

  • Tiempo
  • Dinero
  • Esfuerzo

Queremos adelgazar pero no queremos sudar y cerrar la boca para conseguirlo, queremos una vida mejor pero no estamos dispuestos a esforzarnos para mejorar nuestras habilidades y capacidades, queremos una pareja que nos quiera pero no estamos dispuestos a esforzarnos para que esta relación funcione y dure,…

Me atrevería a decir, que estamos dispuestos a sacrificar nuestro tiempo y dinero antes que esforzarnos para conseguir algo.

“Yo te pago lo que sea pero tu me quitas los michelines, me das una pastilla milagrosa o me solucionas X para que yo tenga Y pero que no tenga que esforzarme para conseguirlo”.

Y no es culpa nuestra, nuestro cerebro está diseñado para ahorrar energía y hará lo que sea para que no la gastemos. Pero precisamente por esto, debemos tener muy claro que tendremos que esforzarnos todavía más (al menos al principio), para conseguir cambiar.

Nuestros sueños, nuestros propósitos, nuestros objetivos,… son muy bonitos y pensar en ellos nos produce bienestar. Ojalá lo consiguiéramos, ¿verdad?

Pero si no estás dispuesto a pagar el precio, si no estás dispuesto a esforzarte, a dedicarle tiempo o dinero, solo serán eso: sueños.

¿Qué puedes hacer hoy?

Para conseguir éso que deseas, debes tener muy claro cuál es el precio a pagar.

  • ¿Cuál es el precio a pagar? ¿Tiempo, dinero, esfuerzo?
  • ¿Estás dispuesto a pagarlo?
  • ¿Qué requiere pagar el precio?

Cuando tienes claro el precio a pagar y estás dispuesto a pagarlo, por encima de cualquier cosa, es cuando estás preparado para conseguir éso que te has propuesto, para conseguir ese sueño,…

¿Sabes por qué? Por que el esfuerzo te compensa. Porque estás tan motivad@ para conseguir tu sueño, estás tan ilusionado y disfrutas tanto haciéndolo, aunque sea duro, aunque le dediques muchas horas o mucho dinero, que el precio a pagar se volverá insignificante porque es lo que realmente deseas conseguir.

¿Qué estás dispuesto a sacrificar por tus sueños?

PD: si quieres descubrir más motivos por los que NO estás cumpliendo tus objetivos, apúntate a la Masterclass gratuita para descubrir 13 motivos.

No culpes a tu motivación, ni al Blue Monday ni a tu falta de voluntad, aprende en qué fallas para empezar a actuar de un modo distinto, y conseguir tus objetivos 😉

¿Tú también quieres cumplir tus sueños?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.