Mejorar tu carrera profesionalTener una relación de pareja sana

Tu relación de pareja es como una empresa

Hoy voy a matar un poco el romanticismo, lo siento (grinch del amor mode on), pero creo que es importante empezar a entender las relaciones de pareja de otro modo, más allá del amor romántico que nos venden en las películas de Hollywood.

Tal como te comento en el título de este post, tu relación de pareja debes entenderla como si fuera una empresa y en un momento te cuento porqué. Así que se ha acabado pensar que en una relación solo hay que quererse, que todo tiene que ser bonito y genial y que todo fluirá solo. Claro que puedes tener una relación que fluya mejor o peor que otras pero aun así, es importante ser responsable y tomar acción día a día para que funcione. Y bien, si quieres que tu relación dure mucho tiempo del mejor modo posible, sigue leyendo.

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Imagina que tienes una empresa con otro socio y quieres que funcione, obviamente, para ganar dinero, disfrutar trabajando y del día a día. Bien, al principio, probablemente esta empresa funcionará sola porque los dos tenéis mucha ilusión y muchas ganas de que funcione, así que vamos a avanzar un poco hasta cuando la empresa ya lleva un tiempo funcionando más o menos bien…

  • ¿Qué sucede si ninguno de los dos socios va a trabajar durante semanas? ¿Seguirá funcionando la empresa?
  • ¿Y si solo va uno? Probablemente acabará quemado de llevar todo el peso de la empresa, ¿no?
  • ¿Y si uno siempre tiene que llevar la iniciativa y el otro solo obedece? Recuerda que sois 2 socios, no un jefe y un empleado…
  • ¿Y si un trabaja a jornada completa en esta empresa y el otro trabaja un poquito en esta, un poquito en otra y un poquito en otra? ¿Es justo?

Ahora imagina que en vez de ser tu empresa y tu socio es tu pareja y tu relación…

  • ¿Qué sucede si nadie de los dos se implica en cuidar la relación? ¿Si cuando hay un problema, en vez de intentar solucionarlo, los dos hacéis como si no sucediera nada? Lo más probable es que llegue un día en que estés tan distanciado de tu pareja que se habrá convertido en un desconocido.
  • Si solo uno de los dos se esfuerza en cuidar la relación, ¿qué sucederá? Si solo uno es detallista, si solo uno se esfuerza en hablar de los problemas y de lo que sucede, si solo uno se esfuerza en comunicarse,… No solo acabará quemado de esforzarse sino que acabará harto de ser el único que hace algo por algo que es de los dos.
  • Si solo uno de los dos es el que lleva la iniciativa y el otro solo obedece, se convierte en una relación desigual y ya no va a ser una relación de pareja. Probablemente habrá uno de los dos que será el dominante y el otro el sumiso, uno que manda, otro que obedece. Esto no es una relación equitativa ni sana ni feliz.
  • Del mismo modo que si uno de los dos es el que que se implica al completo y el otro solo cuando le interesa, también se cansará…

Te pongo un par de viñetas que me encantan para ilustrarlo perfectamente:

* Imagen de Lito en Marte – Yael
* Imagen de DoMM CoBB

Si quieres descubrir cómo comunicarte mejor con tu pareja, puedes apuntarte a la Miniguía GRATUITA: Reinvéntate donde te cuento esto y mucho más para tener una relación de pareja mucho más feliz

Como ves, una relación es cosa de dos, y es tu responsabilidad elegir un buen socio para que te ayude a construirla.

¿Cómo elegir un buen socio para tu relación de pareja?

  • Para elegir un buen socio es importante que conozcas tus propias fortalezas y debilidades. No necesitas a alguien que sea una copia de lo que tú eres, sino que te pueda complementar en lo que tu fallas y viceversa.
  • Así que, identifica los talentos, habilidades y fortalezas que necesitas que tenga tu socio para compensar tus debilidades.
  • Busca a una persona que tenga la misma visión que tú, que esté igual de motivado, con los mismos objetivos y los mismos sueños.
  • Ten en cuenta su integridad, sus valores y su carácter. Es posible que al principio cueste más de valorar que sus fortalezas pero saberlo con rapidez te evitará posibles decepciones y engaños.
  • Busca un socio que esté completamente comprometido con tu visión de éxito. Si no tiene claro lo que quiere, si no está totalmente comprometido, si no está convencido, este trabajo en equipo no durará demasiado tiempo.
  • ¿Es una persona positiva o negativa? Una persona negativa no es el mejor compañero, se desmotivan muy rápido, saltarán del barco ante cualquier dificultad.
  • Fíjate más en lo que hace que en lo que dice. ¿Es un pensador o un hacedor? Es muy fácil hablar pero más difícil hacer lo que dicen que harán…

¿Te cuento algo gracioso? Estos apartados, los escribió Steven K.Scott para encontrar un socio en tu negocio, no como pareja, pero me parecieron tan acertados para incluir en mi teoría de que hay que trabajar en tu relación del mismo modo que lo harías en una empresa con tu socio, que he querido incluirlo para que te ayude a reflexionar. Te servirá tanto para elegir buenos socios en tu empresa como buenas parejas para tener una buena relación.

¿Qué te parece? ¿Te parece lógico todo lo que he compartido? Puedes añadir más información para saber si es tu pareja adecuada para ti, leyendo este artículo que escribí hace unos meses…

¿Qué puedes hacer hoy? *

¿Cómo es tu socio en tu relación?

¿Y tú? ¿Cómo eres tú en ella?

¿Qué puedes hacer para ser un mejor soci@?

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.