Sobre Becoming

El objetivo de Becoming es ayudarte a ser feliz.

Así de simple.

En el colegio nos enseñan a leer, a escribir, matemáticas, historia, ciencias, pero nadie nos enseña a sobrevivir en nuestra sociedad, a tener las herramientas necesarias para afrontar una ruptura amorosa o para afrontar el ataque de un bully o cómo gestionar las emociones para no perder los nervios con nuestros seres queridos (y con los desconocidos jeje), cómo afrontar una mala noticia, cómo quererse y aceptarse o cómo gestionar el estrés…

Con los años me he dado cuenta que lo más importante para triunfar en la vida y para ser feliz, es estar bien con uno mismo. Puedes tener todo el dinero del mundo o estar muy sano o tener todo el amor que quieras pero si no te quieres y te aceptas a ti mismo, si no sabes convivir con tu entorno, si no sabes qué quieres,… será muy difícil ser feliz. Y entonces es cuando aparece la apatía, la insatisfacción, la tristeza y la depresión.

Por eso, mi objetivo es ayudarte a aprender a ser más feliz.

 

¿Por qué Becoming?

La definición en inglés de becoming es la acción de “convertirse en”, es decir, “convirtiéndose”. ¿Y por qué convirtiéndose y no convertirse? Pues porque todo cambio requiere acción.

Para evolucionar como persona, crecer, cambiar conductas que te limitan,…  tienes que hacer un paso hacia adelante para conseguirlo. Pasar a la acción es uno de los pasos más importantes para generar cambios y mi intención es ayudarte a conseguir estos objetivos, HACIÉNDOLOS.

 

¿Quién hay detrás de Becoming?

Becoming no sería nada sin la persona que hay detrás, así que te voy a contar un poco sobre mi...

Me llamo Marta Alerm y vivo en un pueblo cerca de Barcelona. Desde que era chiquitina ya me preguntaba el porqué de las cosas. Siempre fui una niña curiosa con ganas de aprender y muy madura. Así que mi primera “crisis existencial” fue cuando tenía 13 años y fui a la India con mi familia.

Allí descubrí que había un mundo muy distinto al mío y que era muy afortunada por haber nacido dónde había nacido. Así que desde entonces, ya empecé a darle vueltas a la cabeza sobre lo que significa ser feliz, lo que nos mueve a los humanos, que es el amor verdadero,… ¡vaya! Que mi cabeza ya no paró.

Mi gran curiosidad también hizo que me gustaran muchísimas cosas y que fuera muuuuy difícil saber qué carrera elegir. Pero un día, descubrí que existían las terapias asistidas con caballos y se abrió un mundo ante mí. ¿La posibilidad de trabajar con mi animal favorito, mi gran pasión y ayudar a la gente?

¡Sonaba fantástico!

Así que opté por estudiar psicología para especializarme en las terapias asistidas con los caballos. Pero cuando empecé a estudiar la carrera, me di cuenta que no nos enseñaban todo lo que quería saber y que era una ciencia muy cerrada y negativa: siempre centrándose en los problemas y las patologías.

Al cabo de poco, descubrí el coaching y se abrió otro mundo ante mí. El coaching era lo que le faltaba a la psicología: centrarse más en el presente, en resolver problemas y en generar beneficios rápidos y prácticos. Así que hice un Máster de Coaching personal, ejecutivo y empresarial también.

Ahora ya tenía clarísimo que no me conformaría con lo que aprendía en la carrera y me llené de libros para aprender más: Programación Neurolingüística, Psicología Positiva, Tapping, Coaching, psicología de la pareja, relaciones ecológicas, crianza respetuosa, nutrición, deporte, pilates… hasta hice un Máster d'educación y psicología clínica canina ya que sí, el perro es el mejor amigo del hombre siempre que se consiga una buena relación entre ambos. La mayoría de abandonamientos de perros no se producirían si el perro recibiera una adecuada educación primaria y su propietario supiera arreglarlo correctamente.

La psicología humanista, la programación neurolingüística y la psicología positiva fueron otro gran descubrimiento para mi, ¡esto sí que conectaba con mi manera de ser! Aquí empezó a cambiar mi perspectiva de la vida y de la psicología...

Cuando terminé la carrera, fui a Estados Unidos a estudiar equitación terapéutica y cuando volví, tenía muy claro que no podía centrarme sólo en un aspecto y, aunque te recomienden lo contrario, tenía que abarcar al ser humano como un ser completo. Así que decidí que crearía mi propia manera de hacer las cosas para conseguir mejorar el bienestar de las personas. Y es cómo llegó Becoming.

Mi formación no termina aquí, siempre tengo un libro entre manos, podcasts, vídeos, cursos... Todo lo que me interesa pasa por mi cabeza. Pero me da mucha pereza ponerte una lista de todo lo que he cursado, leído, practicado, etc... Creo que con la información que te proporciono en el Blog encontrarás información suficiente para ver si es afín a tus valores y a tu modo de ver el mundo... 😉

 

Pero Becoming también es un ejemplo de mi evolución. Cuando miro hacia atrás, veo todo lo que he crecido con los años con todo lo que he aprendido y leído y a veces me cuesta reconocerme, ya no soy la misma persona... Aunque mi infancia fue muy feliz, mis padres me cuidaron, me dieron una buena educación, todo lo que necesitaba y más, viajes, experiencias... Mi adolescencia fue muy dura y no porqué fuera especialmente traumática. No me faltaron amigos, ni tuve problemas graves pero apareció mi peor enemiga que resultó vivir dentro de mi. Ella se encargaba de decirme que no valía para nada, que era horrible, que estaba gorda, que era tonta, que era inútil... Y me la creí, aunque no tuviera razón. Convivir con tu peor enemigo es muy duro y muy difícil y puede destrozarte las posibilidades de ser feliz, de triunfar y de tener la vida que has soñado. Tanto que  a los 25 años tuve la peor crisis de mi vida. ¿Quién me iba a decir a mi que con 25 años, que se supone que tienes toda una vida por delante, yo sería tan infeliz? No salía de casa, solo quería llorar y comer y engordé 20kgs, que no hicieron más que aumentar mi infelicidad.

De esto se pueden sacar varias conclusiones, una de ellas es que no necesitas grandes problemas para ser infeliz y caer en una depresión y la otra es que de todo se sale, porque aquí estoy, mi versión 3.0 más feliz que nunca. De verdad, soy la Marta más feliz que he sido desde que empecé a pisar los terrenos de la adolescencia y la etapa adulta y no ha sido por quedarme en casa esperando un milagro sino por utilizar las herramientas de la psicología, del coaching y de todo lo que ha aparecido en mi vida que me ha ayudado a ser la persona que soy ahora. No te voy a engañar, ni ha sido fácil ni ha sido rápido, ha sido un proceso de más de 10 años que todavía estoy trabajando y aprendiendo y seguro que dentro de 10 años más habrá llegado ya la versión Marta 4.0... Porque la vida es evolución y se trata de aprender siempre, ¡SIEMPRE! Pero si de verdad quieres, con las herramientas adecuadas, tu también puedes conseguirlo.

Como digo muchas veces, la psicología ya no es para los "locos" de los sanatorios de las películas... La psicología es para cuidar tu mente del mismo modo que vas al gimnasio a cuidar tu cuerpo. Si algo te produce malestar en tu vida, es señal que debes tomar las riendas de tu vida y cambiarlo porque de vida sólo tenemos una y sería una pena malgastarla por no querer salir de tu zona de confort... ¿verdad?

Becoming es para mí pero también es para ti. Si yo lo he conseguido, si yo he conseguido ser feliz "a pesar de...", si he conseguido apagar a mi peor enemiga y convertirme en mi mejor amiga, si he conseguido vivir de mi sueño, ¡TÚ TAMBIÉN PUEDES! Solo debes dar el paso, el primer paso y seguir siempre hacia adelante. Cada día es una nueva oportunidad, aunque suene a tópico es cierto, cada día puedes volver a empezar y cada día será un poquito más fácil... Palabra de Marta 😉

 

¿Cuál es la filosofía de Becoming?

Considero que los humanos somos mucho más que un cuerpo o una mente y que para tratar la mayoría de problemas que nos afectan en el siglo XXI hay que trabajar distintos ámbitos de manera conjunta y global. Y en Becoming lo hago mediante técnicas propias de la psicología humanista y positiva, integrando aspectos del coaching y de otras técnicas y corrientes psicológicas que considero útiles e interesantes (PNL, Tapping, Terapia Breve, Terapia de Aceptación y compromiso,…) que voy incorporando a medida que voy descubriendo, probando y me van gustando.

Podría decidir que mi filosofía es la siguiente (aunque va variando a medida que voy descubriendo y probando cosas nuevas):

  • El modelaje. De pequeños aprendemos a ser personitas a través del modelaje, es decir, imitando. Por eso, es una herramienta muy útil para imitar a los que ya han conseguido lo que nosotros queremos conseguir, por ejemplo.
  • Intento no describir ni analizar problemas para encontrar causas mirando al pasado, intento mejorar los aspectos necesarios para conseguir los objetivos y la felicidad centrándome en el presente y el futuro más que en el pasado.
  • Considero que se pueden enseñar y modificar conductas para conseguir resultados. Por ende, se puede aprender nuevas conductas se tenga la edad que sea.
  • Las personas utilizan sus herramientas personales para hacer las cosas lo mejor posible aunque en ocasiones, no consigan los resultados esperados.
  • El psicocoaching es un proceso corto con el objetivo de conseguir resultados y está enfocado a pasar a la acción.
  • No me gusta clasificar a las personas ya que acabas encasillando y en vez de ayudar a mejorar, cambiar y curarse, se sienten más atrapadas.
  • No soy reduccionista, considero que la genética y los procesos químicos del cerebro no nos controlan ni nos definen, sólo nos pueden condicionar un poco. Tener una familia con sobrepeso no te convierte en un obeso per se. El factor ambiental es igual o más importante que la genética.
  • Me gusta utilizar preguntas como: ¿Cómo? ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Quién? Más que ¿Por qué?
  • Las palabras crean nuestra realidad y debemos aprender a utilizar nuestro vocabulario a nuestro favor.
  • Mente y cuerpo son partes diferentes de un mismo sistema, sin uno no hay otro. La salud influye en la mente y la mente en la salud, no podemos separar una de la otra.
  • El fracaso es un resultado. Ni te define ni te limita, simplemente es un resultado no esperado. Si lo que haces no funciona, haz algo diferente.
  • Si ellos han podido, tú también. Cuando una persona es capaz de hacer algo te está demostrando que es posible hacerlo y, por tanto, tu también puedes hacerlo.
  • Si un ámbito de tu vida se tambalea, si el resto de tus ámbitos no son muy fuertes también tambalearán.
  • Cada persona es diferente y cada persona tiene necesidades distintas.
  • Cambiar es una decisión propia y personal. Sólo depende de ti.
  • Un paciente es una persona pasiva. En Becoming eres un usuario activo: sin tu implicación y participación activa no tiene ningún sentido realizar ningún proceso de psicocoaching.
  • Aplícate el cuento. Intento ser la primera en probar lo que recomiendo a los demás. Ser psicóloga y coach no me excluye de tener problemas ni de ser imperfecta. Todos tenemos cosas para mejorar y trabajar e intento hacer mi parte para ser mejor persona y más feliz. Como dijo Gandhi “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Y lo mejor que podemos hacer para tener un mundo mejor, es ser felices. Cuando somos felices, sonreímos más y tratamos mejor a los demás y estos también serán más felices y trataran mejor a los demás. Y como una cadena de favores, el mundo estará mejor tratado y lo cuidaremos más. Así que, a ser ¡felices!, ¿Verdad?

Mi tarea es proporcionar técnicas y herramientas para que seas tú quien consiga los objetivos que te propongas, solucionar conflictos o acercarte a tu mejor versión. A veces sólo necesitas un empujón para conseguirlo y ése empujón soy yo 😉

 

¿Cómo funciona Becoming?

En Becoming encontrarás artículos prácticamente cada semana sobre múltiples temas (siempre relacionados, de un modo u otro, con el crecimiento personal, ya sabes que somos un todo y todo nos influencia), también encontrarás cursos, tanto gratuitos para que empieces a crear cambios en tu vida (y puedas conocer como funciona Becoming) como de pago (mucho más completos y con varias opciones para que se adecuen más a ti y a tu estilo de vida).

He intentado que Becoming funcione tan afín a mis valores como sea posible (échale una ojeada al Manifiesto de Becoming para tener una idea de ellos ;)). Uno de ellos es la libertad. Vivimos en un mundo donde prácticamente todo se puede hacer desde una conexión a internet y a la vez vivimos en un mundo masificado, con prisas, falta de tiempo y mil cosas por hacer. Así pues, Becoming es prácticamente virtual en todos sus sentidos. Puedes leer sus artículos en cualquier parte del mundo, puedes hacer un curso desde tu email en el tren, delante de un lago en el Pirineo o delante de un café en tu cafetería favorita. También puedes aprender herramientas, crear cambios en tu vida o solucionar problemas con las sesiones online a través de la escritura con el email, con audios o vía skype.  Ocasionalmente también hago sesiones presenciales pero tampoco son del modo tradicional. Me gusta tener sesiones conectadas con la naturaleza, si es posible, ya que permiten sentir más profundamente, te sorprenderías de lo que he descubierto sobre mi paseando por la naturaleza. Así que quiero que lo descubras tu también.

Otros de mis valores son la sinceridad y la calidad, el trabajo bien hecho. Si digo algo es porque lo creo y lo siento, sino no lo voy a decir. Si te recomiendo algo, si te vendo algo es porque te puede ayudar y porque probablemente a mi ya me ha servido. Todos los cursos son como a mí me gustaría que fueran los cursos que he hecho online, es decir, buenos. Y no es que lo diga porque los he hecho yo sino que considero que para ofrecer algo tiene que estar bien hecho y tiene que ser útil. Es más, la primera tester de estos cursos soy yo ya que intento aplicarme todo lo que digo e intento descubrir qué me funciona mejor y que puede funcionar también a los demás. Claro está, que cada persona es distinta y lo que me funciona a mí, quizás no te funciona a ti pero por eso añado un montón de información y distintas técnicas para que pruebes y te quedes con la que te va mejor. Porque de eso se trata, de probar e ir aprendiendo poco a poco. Nadie nace enseñado y se aprende practicando.

Pues eso, que intento que los cursos sean buenos, completos y sobre todo, útiles. Que sean cursos que yo compraría y que consideraría que me han sido útiles. Así que espero que también te lo parezcan (y lo sean) a ti.

¡Pero ojo! Estos cursos están preparados para que pases a la acción, es decir, para que te pongas manos a la obra y practiques, para que des un pasito hacia adelante y evoluciones. De nada sirve leerlos y no hacer nada, hay que hacer los ejercicios y practicar. No son cursos que sólo tengas que leer, tendrás que realizar ejercicios y también, hacer cosas que te incomoden para empezar a salir de la zona de confort. Vaya, que serán un pequeño reto para ti, ¿te atreves?

 

 

En fin, sería muy “fanfarrón” decir que conseguiré que SEAS FELIZ así en mayúsculas, pero si consigo que lo seas un poco más de lo que eres ahora, ya daré mi objetivo por cumplido. Porque si yo lo he conseguido, tú también puedes. 😉

¡Nos leemos!