Conocer tu cuerpo y tu menteConocerte mejorDirigir tu vidaQuererte másReinventarteSer más felizSuperar momentos difíciles

¿Tu mente es tu superpoder o tu kryptonita?

Cuanto más voy leyendo y me voy informando, cuanto más me voy conociendo, cuanto más voy hablando con la gente, más me doy cuenta que el motivo principal que nuestras vidas sean una tortura o “la vie en rose” es, ni más ni menos, que nuestra mente.

Nuestra mente es muy poderosa. ¡Sí! Muy poderosa. Tan poderosa que, si te digo que tengo un limón, aquí a tu lado, ¿lo hueles? Voy a exprimirlo, te pongo un poco en un vaso y te lo bebes. ¿Lo notas? Tu boca se ha llenado de saliva. Imagina de lo que puedes ser capaz tu mente si sólo imaginando un limón puedes sentir cómo te lo comes y lo ácido que es sin tan siquiera tenerlo delante.

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Dile limón, dile miedos, dile dudas, dile pensamientos que te empoderen… Nuestra mente puede ser un superpoder o puede ser nuestra kryptonita, puede hacernos muy felices o muy infelices.

¿Recuerdas cómo perdía fuerza Superman con la kryptonita? ¿Te imaginas vivir con ella a diario, 24h al día?

Vale, pues ahora piensa cuáles son tus pensamientos más recurrentes, ¿en qué piensas normalmente cuando tu mente va en piloto automático? ¿Y cuándo te equivocas? ¿O cuando tienes dudas de si serás capaz de hacer o afrontar algo? Probablemente, el 70-90% de ellos serán negativos, te desanimarán, te crearan ansiedad… (si no es así, ¡fantástico! Ojalá tod@s tuviésemos más pensamientos positivos y que nos den fuerza y energía cómo a ti ;))

Ésta es tu kryptonita, tus pensamientos descontrolados que toman el control de tu actitud, de tus emociones, de tus acciones, de tu vida,… Y ellos gestionan tu día a día, tus semanas, tus meses… ¡TODO! Y te empequeñecen, te entristecen, te limitan, no te dejan ser tú porque dejas que sean ellos quienes tomen el control, que se encarguen de “lo que a ti te conviene” sin pensar en lo que puedes conseguir si te dan el empujón necesario…

“No te creas todo lo que piensas” Byron Katie

Tus pensamientos son esa bola que ponían antes a los prisioneros en el tobillo para que no se escaparan y cada vez que quieres dar un paso hacia adelante, tienes que arrastrar esa bola de pensamientos negativos que te frenan y dificultan tu camino.

Ahora, imagina por un momento, que cada vez que haces algo mal, tu mente te dice “no pasa nada, lo has intentado. ¡La próxima lo harás mejor seguro!”, cuando te miras en el espejo te dice: “eres un ser humano fantástico, tu belleza es única”, o cuando te planteas si serás capaz de superar ese examen, esa reunión, ese reto,… tu mente te diga “¡Sí! ¡Valiente! ¡Puedes con esto y mucho más!”. ¿Cómo lo ves? Mejor, ¿no? Ya me siento un poco más superhéroe 😉

Tenemos dos opciones, sumar o restar y la elección siempre es nuestra. Escoge bien.

¿Qué puedes hacer hoy? *

¿Cómo son tus pensamientos?

Para poder gestionarlos y usarlos a tu favor tienes que ser consciente de qué estás pensando cuando lo estás pensando. Sí, no es fácil, pero si quieres que tu kryptonita se convierta en tu superpoder tienes que esforzarte a escuchar lo que pasa por tu cabeza, pararlo a tiempo y cambiarlo por pensamientos más útiles y beneficiosos.

Normalmente es más fácil empezar justo después de que haya pasado. Imagina por ejemplo que te has equivocado en algo y ya te has metido la bronca por “inútil”. Bueno, si no estás a tiempo a parar tu mente justo antes de meterte caña (que sería lo ideal), cuando empieces a ser consciente de lo que te has dicho, para, racionaliza, rectifica, compénsalo y déjalo. La próxima vez serás capaz de pararlo un poco antes y cada vez será más fácil parar la mente justo antes de que salga el automático a criticarte y a restarte.

Cuando seas consciente de tus pensamientos, serás capaz de cambiarlos cada vez por otros de más útiles y positivos.

Ayúdate con estas preguntas:

  • ¿Qué podría haber hecho distinto?
  • ¿Qué podría haber hecho mejor?
  • ¿Qué he pensado automáticamente después de hacerlo?
  • ¿Cómo podría cambiar mis pensamientos por otros de más positivos?
  • ¿Qué pensamientos he tenido mayoritariamente hoy? ¿Suman o restan?
  • ¿Cuándo soy más dur@ conmigo mism@?
  • ¿Cómo me he sentido hoy? ¿Bien? ¿Mal?

Tus sentimientos son una buena muestra de lo que piensas, si te sientes mal, probablemente estés pensando “mal”, en tu contra. Si te sientes bien, probablemente tus pensamientos sean más benignos y positivos contigo.

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.