Eliminar creencias limitantesNerd de la PsicologíaQuererte másSer más feliz

¿Soy raro?

A veces la normalidad nos hace sentir raros. La sociedad dicta lo que se espera de nosotros, cómo debemos ser, cómo debemos actuar, lo que nos tiene que gustar, cómo nos debemos sentir,… Y si no sentimos, hacemos y vivimos como nos dictan, nos sentimos raros y que no encajamos.

¿Pero sabes qué? Ser raro es lo normal. El otro día leía este artículo y me animé a escribir sobre esto ya que hacía tiempo que me apetecía hacerlo porque a menudo, hablamos de normalidad como si definiera “lo normal” pero no es así.


¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

En el primer curso de carrera de psicología ya te hablan de la normalidad. ¿Y qué es la normalidad? No es, ni más ni menos que lo que hace la mayoría, lo más frecuente. La psiquiatría utiliza una muestra de la población, normalmente pequeña y a partir de esto, establece lo que es un comportamiento estándar. Lo normal es lo que dice la estadística.

Pero, ¿te consideras raro por ser zurdo? No, simplemente es lo inusual, es menos habitual pero hay muchos más zurdos en el mundo. Al contrario, creo que las personas zurdas tienen más habilidades porque viven en un mundo de diestros y tienen que mejorar sus habilidades con una mano no dominante. Yo soy una inútil con una cuchara en mi mano izquierda por ejemplo, probablemente un zurdo es mucho más capaz de tomarse la sopa con la mano derecha que yo con la izquierda.

Ser raro es normal

Que lo diga la estadística no significa que sea una certeza. ¿Recuerdas algunos de los resultados absurdos de las estadísticas como que los españoles tienen 1,2 hijos de media? Pues es un ejemplo perfecto para afirmar que la normalidad no es más que una aproximación a lo que hace la mayoría, una construcción estadística, pero dentro de esta mayoría, habrá gente que tendrá 5 hijos, otros que tendrán 2 y otros que no tendrán. Y todo esto forma parte de la normalidad porque queda camuflado dentro de ésta.

Entonces, ¿Cómo sé si lo mío es de raro, raro de verdad? ¿O solo soy un raro dentro de la estadística?

Recuerda que la normalidad se utiliza para evaluar lo patológico en una conducta. Por ejemplo, si un niño no evoluciona como se espera según su edad, se puede buscar si hay motivos patológicos detrás de este retraso dentro de la media. Pero aparte de eso, si ni tu ni nadie de tu entorno sufre por lo que te pasa, si tu eres feliz, tus rarezas no tienen por qué preocuparte para nada.

Los humanos tendemos a parecernos pero aun así, en las distintas circunstancias, situaciones y contextos, nos podemos comportar de mil maneras diferentes. Si solo tuviéramos una forma de actuar, si todo lo hiciéramos del mismo modo, nos limitaría muchísimo como especie, ¿no?

¿Qué puedes hacer hoy? *

Como siempre, la pregunta es la siguiente:

¿Tu rareza suma o resta en tu vida? ¿Te limita? ¿Eres feliz con ella?

Si no genera ningún malestar a nadie, si no te limita en ninguna situación,… ¡Viva los raros! Porque nuestras rarezas son lo que nos hace especiales.

¡Haz de tus rarezas tus virtudes! No las escondas, dales poder, que sean tu potencial, tu arma secreta. Seguro que hay muchas personas que les encantarán tus características únicas.

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.