Dirigir tu vidaGestionar tus emocionesMejorar tu carrera profesionalSer más felizSuperar momentos difíciles

Modifica tus recuerdos para ganar poder

¿Te ha pasado alguna vez que hay personas que cuando se dirigen a ti te producen inseguridad? ¿Qué te sientes pequeñ@ y parece que tienen un poder sobre ti? Estas personas pueden ser algún familiar, tu jefe, algún compañero de trabajo, un vecino o hasta un trabajador del supermercado… 

Bueno, como a todos nos ha pasado alguna vez que hay alguien que nos intimida, hoy vamos a practicar un ejercicio para conseguir superar estas sensaciones y tener el control de la situación.


¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Normalmente, siempre que recordamos algo que nos ha sucedido utilizamos representaciones de nuestros sentidos, es decir, recordamos lo que vimos, lo que escuchamos, lo que sentimos internamente y externamente, lo que olimos o saboreamos… Ésto son modalidades y normalmente nos fijamos en tres, la visual, la auditiva y la cenestésica. 

Debes tener en cuenta, que cuando recuerdas algo, no estás recordando exactamente lo que sucedió sino que recuerdas la representación que tu mente hizo de lo que pasó: 

«Recuerdas lo que tú recuerdas que pasó, filtrado a través de tus creencias».

Así que esto es una herramienta que nos puede ser muy útil para cambiar nuestros recuerdos y así, dar o quitar poder a lo que recordamos. Vamos a probar y nos centraremos en el contenido de lo que recuerdas. 

Piensa en una persona o situación que te incomoda, por ejemplo tu jefe. Observa tu recuerdo, ¿cómo es? A veces imaginamos a la persona más grande, más fuerte, con un entorno hostil, oscuro, tétrico,… Y podemos cambiar, uno a uno, los elementos irreales de nuestro recuerdo para que jueguen a nuestro favor. 

Concéntrate en su cara y ponle una nariz de payaso. ¿Qué aspecto tiene ahora? ¿Cómo te sientes tú? Ahora ponle ropa de payaso también, o de bebé,… ¿Verdad que ahora da menos miedo? 

También podemos hacerlo con otras modalidades, por ejemplo con la auditiva. Si es su voz que te incomoda o molesta le puedes cambiar la voz. Acelerarla y subir el volumen como si hubiera aspirado helio o ralentizarla y hacerla profunda como Barry White… 

Y hasta puedes usar esta técnica para darte más fuerza a ti cuando tengas que relacionarte con personas que te incomodan. Cambia tu propia cenestesia, es decir, hazte más fuerte, más alto, más corpulento,… Imagínate que eres Hulk y tu «adversario» es pequeño, tan pequeño como una hormiga,… ¿Te sientes más poderoso para afrontar esa situación ahora? Si lo aplicas a un recuerdo, ¿lo ves ahora menos terrorífico? 

Recuerda que puedes darle uso a tu imaginación y ponerle nariz de payaso, con un peinado horrible, vestido con ropa del sexo contrario, con bigote divertido,… O cámbiale la voz a lo pato Donald, o como un pitufo, que tartamudee,… Puedes cambiar el entorno con un paisaje muy bonito, o ponerle cara de animal,… Prueba y busca lo que te ayude y te sea más fácil. Y recuerda que cuanto más las utilices, más fácil te resultará usarlas luego… 

¿Qué puedes hacer hoy? *

Recuerda personas o situaciones en las que te has sentido incómodo y prueba de modificar estos recuerdos. 

Ahora piensa en situaciones futuras en las que te puedas sentir incómodo y prueba de preparar la situación imaginándola de otro modo, más divertida, más bonita,… que te ayude a sentirte bien.

Y practica, practica, practica.

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.