Conocer librosDirigir tu vidaReinventarteSer más felizSuperar momentos difíciles

Lo que podemos aprender de «El hombre en busca de sentido»

Después de publicar el resumen de lo que más me ha impactado del libro «El hombre en busca de sentido«, he decidido hacer otro post para destacar lo que se puede aprender de lo que escribió (y vivió) Viktor Frankl. Así que aquí van los aspectos más destacados:

  • Pocas personas han vivido algo tan horrible como pasar unos años de su vida en un campo de concentración. Si una persona que ha vivido en esta situación tan inhumana y dice todo lo que dice, con la certeza de que podemos crear una vida con sentido aunque vivamos o hayamos vivido con sufrimiento, personalmente a mí me da mucho que pensar ya que veo que, nosotros que nos lamentamos por nuestros problemas de “ciudadanos del 1º mundo”, podemos crecer y tener vidas muuuuy plenas con mucho menos esfuerzo ya que nuestro sufrimiento no es, ni de lejos, un sufrimiento tan bestia como el del que se le ha arrebatado absolutamente todo.
¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis
  •  Sin embargo, también vemos que al salir del campo de concentración, después de todo lo vivido, los presos siguen sufriendo por problemas “menos” graves. Así que puedo sacar dos conclusiones muy claras, una de ellas es que todos los problemas son problemas si nos producen sufrimiento, sean pequeños o grandes, banales o importantes… Pero lo que está claro es que si se puede superar y se puede vivir una vida con sentido viviendo en y después de haber vivido en un campo de concentración y todo el horror que conlleva, nosotros también podemos aprender, superar y tener una vida con sentido con cualquiera de nuestros problemas.
  •  En cualquier caso, por muy pequeño que sea nuestro problema, requiere de esfuerzo y fortaleza personal para conseguir superarlo.
  •  Hay que vigilar que ese sufrimiento no se convierta en tu nuevo estilo de vida porque “el hombre es el ser que se acostumbra a todo”. Y no te equivoques, el sufrimiento es lo que te hacer mover para cambiar las cosas, para tener un objetivo futuro, no para que te conformes a vivir en éste. Vivir eternamente en el sufrimiento conlleva a la muerte de tus emociones: apatía, indiferencia, “todo me da igual”,…
  •  Puedes aprender a encontrar cosas positivas en tu vida aunque haya sufrimiento. Es la voluntad para el sentido del humor, para ver las cosas desde otro punto de vista, para esforzarse a vivir mejor.
  •  Nadie puede juzgar a nadie. Casi todos intentamos hacer las cosas del mejor modo posible. En un campo de concentración el objetivo es sobrevivir, en la vida tradicional, es hacer lo que le va mejor a uno. ¿Acaso no es lo que queremos todos? ¿Vivir mejor? Nadie puede juzgar a nadie.
  •  Tomar decisiones requiere abandonar otras opciones y arriesgarse con la decisión tomada. ¿Prefieres que el destino y los demás controlen tu destino? ¿O prefieres ser tu quien tenga el control? Tomar decisiones cuesta pero te permite tener cierta responsabilidad en tu vida y de lo que te sucede. De eso se trata la libertad del ser humano. El hombre no está limitado a lo que le sucede y a su entorno, puede decidir cómo reaccionar, como actuar. Puedes dejarte llevar por tus emociones o puedes tomar el control. Tu puedes decidir adoptar una actitud u otra delante determinadas condiciones. Tienes libertad personal.
  •  Probablemente el sufrimiento tiene algún sentido, sino, el resto tampoco tendría ningún sentido. Intenta descubrir qué puedes aprender con el sufrimiento, qué puedes conseguir con él o para evitarlo, para acabarlo.
  •  ¿Cómo aprovechas tu destino/lo que te sucede?  ¿Ves lo que te sucede como un castigo? ¿O como un aprendizaje? Una situación difícil puede ayudarte a superarte, a crecer y como cuando te sucede algo “malo” no tienes más remedio que vivirlo igualmente, puedes ser valiente e intentar hacerlo lo mejor posible y aprender de ello para ser mejor persona cuando lo hayas superado.
  •  Es necesario tener un objetivo en la vida para tener un futuro al que dirigirse. “Vivir al día sin orientar la existencia hacia un objetivo futuro, vivirla tan intensamente con la absoluta falta de futuro hacía que contemplaran su vida desde el punto de vista del pasado”. Y así es como lo vive la gente mayor, ya no tienen un objetivo y dejan de centrar su vista hacia adelante, hacia el futuro para volver a mirar hacia atrás, hacia el pasado. “Al perder el futuro, pierde su soporte espiritual, se abandona interiormente y se libra a la ruina tanto físicamente como mentalmente. Se ha rendido.” ¿Te suena de algo esto cuando ves a gente mayor sin objetivos que se van dejando morir lentamente? «Es propio del ser humano el hecho de poder vivir sólo si hay una perspectiva».
  •  Frankl comenta que en lugar de esperar de la vida, la vida espera de nosotros. Y que no lo debemos hacer pensando sino actuando. “Al fin y al cabo, vivir no quiere decir otra cosa que asumir la responsabilidad de responder lo que se debe a las preguntas sobre la vida, sobre la responsabilidad de cumplir las obligaciones que la vida adjudica a cada uno de nosotros, la responsabilidad de satisfacer las exigencias del momento”. Así que debemos dejar de esperar algo de la vida (y dejar de preguntar “¿por qué yo? ¿Por qué a mí?” y empezar a actuar en función de lo que nos va sucediendo. Cada uno tiene su vida y su destino y nadie la tiene igual, nunca habrá alguien con la misma vida y las mismas circunstancias que tu. Puede ser similar, te puede explicar sus experiencias pero sólo tú puedes vivir las tuyas.
  • «Nadie sabe su futuro, nadie sabe que le espera dentro de una hora«. Así que no puedes ni planificar tu vida, ni esperar nada del futuro, ni limitar tu futuro. Acepta de buen grado lo que va sucediendo, puede ser bueno o puede ser malo pero como ya hemos visto, hasta el sufrimiento tiene un motivo para ser. No sabes nunca lo que pasará, ni lo bueno, ni lo malo. ¡Nunca!
  •  “La vida de un ser humano siempre tiene, y en cualquier circunstancia, sentido y este sentido infinito de la existencia comporta también sufrimiento y agonía, muerte y angustia”. Sufrir forma parte de nuestra vida, debemos asumir que irá apareciendo en nuestra vida y debemos aprender a vivir con él y de él.
  • El amor, la naturaleza, el arte... Los tres forman parte de motivos para encontrar la belleza, aunque sea en situaciones tan duras como las que vivió y como motivo para seguir adelante, para motivarse para seguir luchando.
  •  “En el mundo hay dos tipos de personas: las personas honestas y las deshonestas. Y todas, en general, están repartidas en todos los grupos”. Es una elección estar en un tipo y otro, siempre puedes escoger cómo quieres ser.
  • Si se puede desaprender a estar contento, también se puede aprender a estarlo.
  •  “En esta vida no existe aquella felicidad que nos pueda resarcir de todo lo que hemos sufrido”. Sobrevivir a la vida y vivir una vida plena y feliz es cuestión de esfuerzo personal, de escoger tomar decisiones y de tener la actitud de aprender de lo que te va sucediendo ya que no hay una varita mágica para solucionar y eliminar el dolor de todo lo vivido. Es una actitud.

¿Qué puedes hacer hoy? *

A todas las preguntas realizadas hace un momento, súmale éstas como conclusión e intenta responderlas siendo muy sincer@:

  • ¿Cuál es el sentido de tu sufrimiento? ¿Qué puedes aprender de ello?
  • ¿Cuál es el sentido de tu vida? ¿Qué te espera en el futuro? ¿Cuál es tu objetivo?
  • ¿Cómo quieres ser? ¿Tomarás decisiones conscientes sobre tu actitud? ¿O te dejarás llevar por las emociones, por las circunstancias y por tu entorno?
  • ¿Serás un ser humano libre?
¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.