Conocerte mejorDirigir tu vidaEliminar creencias limitantesGestionar mis emocionesNerd de la PsicologíaReinventarteSer más felizSuperar momentos difíciles

¿La alegría es lo mismo que la felicidad?

A menudo es difícil poner nombre a lo que sentimos y podemos mezclar emociones y sentimientos. Es más, hasta podemos confundir los sentimientos con las emociones y viceversa ya que son muy similares. 

Así que primero vamos a definir qué es cada cosa. Podríamos decir que las emociones son un conjunto de reacciones neuroquímicas y hormonales que nos predisponen a responder de un modo determinado tanto por estímulos internos como externos. Suelen ser de corta duración: vienen y se van, son transitorias. Son rápidas e inconscientes, no te das cuenta y aparecen espontáneamente, es una reacción momentánea.  Y generalmente son bastante intensas. 

Los sentimientos también están generados por el sistema límbico, pero aparecen cuando interviene la consciencia, o sea, cuando eres consciente de lo que estás sintiendo. Podríamos decir que es la interpretación que hacemos de las emociones con nuestras vivencias y experiencias pasadas, nuestras creencias y nuestros pensamientos. Por eso, tardan más en formarse y a aparecer aunque también duran más que las emociones y son menos intensas.  Sin emociones no aparecen los sentimientos.


¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Bueno, una vez tenemos claro lo que son sentimientos y emociones, será más fácil entender la diferencia entre alegría y felicidad. 

La alegría es una emoción positiva que suele aparecer cuando hay involucrados a personas o eventos externos como una boda, una excursión con los amigos,… Suele ser intensa y pasajera, así que ya podemos afirmar que es una emoción.

Tal como he comentado en otras ocasiones, nuestro ciclo emocional tiene altibajos y hay días que estamos muy alegres y motivados y otros estamos más tristes y con pocas ganas de hacer cosas. Sin embargo, aunque no siempre estemos alegres, sí que podemos seguir siendo felices ya que la felicidad es un sentimiento y es más estable.

La felicidad es más estable y duradera y ésta puede estar acompañada de alegría pero no es imprescindible, es más importante la satisfacción que la alegría para ser feliz, por ejemplo.

A diferencia de la alegría, que es un estado transitorio, la felicidad es la búsqueda de una satisfacción existencial más global y duradera.  

En cualquier caso, para mantener éste sentimiento, es importante la introspección y observarte, reconocer tus emociones, tus sentimientos, las creencias que has hecho propias pero forman parte de tu educación y tu cultura y no dejarse llevar por la alegría momentánea que es más intensa, sino valorar también una felicidad más estable.

Por eso se dice que la felicidad es una decisión consciente de la vida. Es la elección consciente de ser feliz interiormente cuando desaparece la alegría, sin dejarse llevar por las emociones como la tristeza. Es mantenerse sereno, ser consciente que las emociones van y vienen, que con serenidad y madurez aceptas que en la vida hay altibajos, hay dificultades pero, como las emociones, son temporales. Si no te dejas llevar por estas emociones y vas ejercitando estos sentimientos más estables, podrás ser feliz más allá de lo que sientas en cada momento ya que las emociones dependen de muchos factores externos pero los sentimientos los gestionas desde dentro de ti y esto sólo depende de ti.

Aunque la felicidad y la alegría pueden aparecer a la vez, la alegría se irá, así que es tu deber disfrutar de la alegría cuando aparece y de mantener tu felicidad cuando la alegría se vaya… 

¿Qué puedes hacer hoy? *

Ya sabemos que las emociones son transitorias y que los sentimientos son más estables y que la felicidad es más estable y la alegría es intensa pero desaparece tan rápido como aparece, así que, cada vez que te sientas infeliz, plantéate lo siguiente:

  • ¿Me siento infeliz o estoy sintiendo una emoción temporal como la tristeza?
  • ¿Me estoy dejando llevar por mis emociones?
  • ¿Me estoy dejando llevar por factores externos? 
  • Si esta insatisfacción proviene de dentro de mi, ¿qué emociones me hacen sentir así? ¿Qué pensamientos? ¿Qué creencias?
  • ¿Estoy dispuesto a responsabilizarme de mi felicidad como un estilo de vida en vez de una emoción temporal como es la alegría?
¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.