Conocerte mejorDirigir tu vidaEliminar creencias limitantesGestionar tus emocionesMotivarteQuererte másReinventarteSer más felizSuperar momentos difíciles

Descubre tus limitaciones a través de tu charlatán

Probablemente te habrás dado cuenta que en tu mente tienes a un mini yo que siempre está dando su opinión sobre todo. Este charlatán, con su parloteo constante, es uno de nuestros grandes enemigos pero también puede ser nuestro gran aliado. ¿Sabes que dicen que si no puedes derrotar a tu enemigo, puedes unirte a él? Pues algo así. 

Todos estos comentarios y opiniones de tu charlatán, forman parte de todas las limitaciones (y programaciones) que has aprendido a lo largo de los años y que se encargan de mantenerte siempre en la misma posición limitante para que no avances y no te muevas de lo que el mundo espera de ti: ser un mediocre.


¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Obviamente, para ser feliz y triunfar en la vida, debes controlar a este charlatán y no dejarle ni que tome el control de tus pensamientos (y consecuentemente, de tus sentimientos) ni que te limite constantemente y te impida avanzar. 

Así que vamos a ver como controlar a tu charlatán. En realidad es muy fácil, cada vez que empiece a decir algo negativo o limitante le haces callar. Escoge la palabra que más te guste:

  • ¡Basta!
  • ¡Stop!
  • ¡A la mierda!
  • ¡Cállate!
  • Ahora no toca

Lo más difícil de hacer callar a tu charlatán es darte cuenta de que está hablando por lo bajini. Ésto se consigue siendo consciente de lo que piensas y es necesaria cierta «vigilancia benigna» de tus pensamientos. ¿Esto que quiere decir? Que debes salir del modo automático para empezar a ser consciente de lo que estás pensando.

Una manera muy fácil de descubrir esta backtalk, esta charlatanería oculta, es mediante las afirmaciones. Cuando tienes claro lo que quieres conseguir, puedes utilizar frases para repetir constantemente para darte la fuerza y el empujón para seguir adelante, creértelo y renovar tus creencias. Peeeero, muchas veces, cuando tenemos creencias limitantes escondidas, cuando empezamos a repetir estas afirmaciones, desde detrás, aparece esta backtalk para recordarnos que lo que estás afirmando es falso y que tú no lo conseguirás.

Por ejemplo, tu afirmación es «gano 5000€ cada mes» y obviamente, su tu sueldo habitual es de 1500€, tu charlatán estará a punto para saltar cada vez y decir algo como «¿qué vas a ganar tu 5000€ si no llegas a 2000€?» o «¿cómo vas a ganar 5000€ con este trabajo que tienes?» o «¿cómo quieres ganar 5000€ si no llegas a fin de mes?»… 

Cuando aparece tu charlatán, primero escucha qué te dice porque nos ayudará a eliminar esas creencias limitantes, pero luego, ¡hazlo callar! No le dejes hablar, a la más mínima dile que se calle: ¡Basta!, ¡Ahora no toca!, ¡Cállate!». Y no pares de hacerlo hasta que se calle.

Los primeros días te pasarás el día mandándolo a callar pero al cabo de una semana, empezarás a tener más silencio en tu mente, más espacio para tener la mente en blanco y dejar que se llene de ideas creativas. 

Como dice Juan-Miguel Fernández-Balboa, esta voz sólo quiere «con-vencerte«, quiere ganarte y hacerte pensar que no vales y que no eres suficiente, así que no la dejes, ¡mándala a callar!

Normalmente tu charlatán aparecerá hablando de «tú», o sea que habla alguien que no eres tú, no te lo creas. Además, el «tú» irá seguido de «deberías», «tendrías que»,… Así que ya tienes algunas pistas para pararle los pies. 

Recuerda que el lenguaje es generativo, es decir, que crea realidad. Así que lo que te vayas diciendo en tu cabeza es lo que será en tu vida. Lo que dices en tu mente condiciona tus sentimientos y a tus experiencias y se van retro-alimentando mutuamente. 

Utiliza estas creencias limitantes que vas descubriendo que tienes para romperlas, evalúalas, decide si te son útiles o no (seguramente la respuesta será no), y cámbialas con nuevas afirmaciones, actuando conforme tus nuevas creencias.

¿Qué puedes hacer hoy? *

Escucha a tu charlatán, ésa backtalk que va apareciendo detrás de tus pensamientos hablándote de tú o dándote ordenes: «deberías», «tendrías»,… 

¡Párala! No queremos pensamientos limitantes. Evalúalos, crea nuevos pensamientos con nuevas afirmaciones y sé consciente de lo que vas pensando y sintiendo, que te dará muchas pistas de si vas por buen camino o no. La vigilancia benigna siempre activa. 

Y a partir de ahora, utiliza el lenguaje, los pensamientos y los sentimientos de la realidad que deseas, no de la realidad en la que te limitas. 

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. –?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.