Dirigir tu vidaMotivarteReinventarteSer más feliz

Cambia tu cuerpo para cambiar tu mente

Que cuerpo y mente están unidos ya no es una novedad, hace mucho tiempo que ya se habla de su relación y cómo uno afecta al otro. Por ejemplo, ante una situación de estrés intensa, nos ponemos enfermos porque bajan nuestras defensas…

Cada vez hay más estudios que confirman ésta relación y de cómo podemos trabajar en uno para mejorar el otro y viceversa, como hacen los deportistas visualizándose realizando su actividad antes de hacerla (una carrera, un partido,…).

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Hay una charla TED (en inglés subtitulada) muy interesante con Amy Cuddy que lo explica muy bien. Pero es tan fácil comprobarlo como descubrirlo por ti mismo. Vamos a probarlo. Siéntate en una silla y observa cómo estás sentado. ¿Cómo tienes las piernas? ¿Abiertas? ¿Cerradas? ¿Cruzadas?

¿Y tus brazos? ¿Y tú espalda? ¿Está erguida o curvada? ¿Tus hombros caen hacia adentro, retraídos? ¿O tienes la espalda recta y la mirada hacia adelante?

* Imagen extraída de google

La simple postura al sentarte puede fomentar una actitud u otra, unos sentimientos u otros. Cuando te sientas erguido con las extremidades abiertas, tienes una actitud más positiva y segura. Tus sentimientos son más positivos y tu actitud también. En cambio, cuando te encoges, bajas la cabeza, cruzas los brazos y las piernas, te sientes pequeño e inseguro. ¡Pruébalo!  ¿Cómo te sientes? ¿Te comerías el mundo o sólo tienes ganas de irte al sofá?

* Imagen extraída de google

Nuestra postura va cambiando a lo largo del día, hasta puede cambiar en un solo segundo. En función de cómo has dormido, de tu estado de ánimo, de lo que pase a lo largo del día, de las personas con las que tengas contacto,… tu postura irá cambiando. Ante una persona muy dominante, te puedes hacer pequeñ@ en un momento y encogerte para protegerte de ésta.

También influyen las posturas diarias que vas tomando. Si te pasas el día delante del ordenador con la espalda encorvada, tu actitud también se irá encogiendo. Por eso es importante también, controlar tu postura a lo largo del día, cuidar tu espalda e intentar hacer estiramientos y moverte cada 1 o 2 horas de trabajo sentado.

Como explica Amy Cuddy en la charla, nuestras emociones y nuestros pensamientos cambian nuestro cuerpo y viceversa.  Y esto puede ser una herramienta muy poderosa ya que podemos usar nuestro cuerpo para fomentar actitudes que mentalmente nos cuestan conseguir (ya que nuestros pensamientos automáticos suelen tomar el control de lo que pensamos demasiado a menudo). Por eso ella dice que podemos fingirlo hasta que nos convirtamos en lo que queremos conseguir.

“Fíngelo hasta que te conviertas en ello”.

Y con fingirlo no significa ser un impostor, sino actuar de un modo hasta que realmente te conviertas en ello, hasta que seas una persona segura, por ejemplo. Y tu cuerpo puede ayudarte a conseguirlo mientras vas trabajando tus creencias mediante tu mente.

Se trata de unir esfuerzos, de utilizar todas tus herramientas posibles para conseguir cambios más fáciles y más rápidos. Y si puedes hacerlo con tu mente y con tu cuerpo, ¡mejor que mejor!

“Una postura adecuada fomentará una actitud adecuada”.

¿Qué puedes hacer hoy? *

Vamos a ponerlo en práctica. Empieza con un ejemplo muy sencillo, ponte un lápiz en los labios e intenta aguantarlo con los labios. Resulta que ésta postura es similar a la de sonreír y aumenta tu felicidad. ¡Así de fácil! Bastan 2 minutos para cambiar tus emociones con tu cuerpo.

Y te voy a dar otra opción: la postura de poder. ¡Ésta es mi favorita! Si me sigues en Instagram ya la habrás visto porque la hago a menudo. Pero no me voy a adelantar. Vamos por el principio, ¿has visto alguna película de superhéroes, verdad? En las que hacen ahora ya no es tan común pero en las películas más antiguas, tanto Superman como Wonder Woman siempre ponían sus brazos en las caderas. ¿Te has fijado?

* Imagen extraída de google

Pues ésta es una postura de poder muy clara. ¡Pruébala! Al hacerla te obligará a estirar tu espalda, sacar pecho, dándote sensación de crecer, de ser más grande y fuerte y sintiéndote, como un superhéroe. Te sentirás poderos@.

Personalmente soy muy fan de la del “supertramp”, sobre todo cuando estoy en medio de la naturaleza y siento que vivo en un mundo precioso y que puedo con TODO. Supertramp es una sensación de extrema libertad y felicidad ante un paisaje o momento mágico que se expresa abriendo los brazos en cruz y tomando aire profundamente. (yo en ocasiones le añado un grito de desahogo, de libertad…).

Ahora tú, busca tu postura de poder y ¡utilízala muy a menudo!

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.