Cuidar tus relacionesEliminar creencias limitantesEstar más sanoGestionar tus emocionesQuererte másSer más felizSuperar momentos difíciles

5 motivos para practicar el ho’oponopono

El ho’oponopono (o Hoponopono para los amigos) es una filosofía hawaiana de resolución de conflictos y de sanación fundamentada en el perdón, la reconciliación y el amor. El significado del nombre sería algo así como “higiene mental” y su objetivo es conseguir la paz y el equilibrio a través de una limpieza mental que se hace con una frase específica.

Se dice que procede de los habitantes de Hawaii desde hace muchos siglos y que un doctor lo aplicó a delincuentes con resultados sorprendentes. Pero no te contaré más sobre sus orígenes porque puedes encontrar mucha más información en google ya que no te quiero contar sus orígenes sino darte 5 motivos para probarlo.

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Sólo hago un pequeño resumen de su filosofía para que sepas de lo que estamos hablando. Según el Hoponopono, cada uno es responsable de su vida y de sus circunstancias, de nuestras acciones y de las de los demás. Como Jung creía en la consciencia colectiva, también el Hoponopono dice que nuestras conciencias están entrelazadas, así, lo que haces tú me afecta a mí de algún modo y viceversa. Además, afirma que todo lo que aparece en nuestra vida es un pensamiento o una memoria que aparece para darnos la oportunidad de soltar, limpiar y borrar. Si deseas cambiar algo de tu vida, tienes que borrar ese pensamiento o memoria del pasado y crear espacio para poder volverlo a llenar con la información correcta y adecuada. Por ejemplo, si hay antecedentes en tu familia de padecer una enfermedad, en lugar de decir “sé que voy a tener X porque hay antecedentes en mi familia”, puedes “borrar” esta memoria de esta enfermedad antes de que aparezca. Y esto se hace con esta frase tan sencilla:

“Lo siento, perdóname, te amo, gracias”.

El significado que hay detrás de estas frases es el siguiente: «Lo siento, por favor perdóname, por aquello que hay en mí, que ha creado esto. Gracias, te amo«.

Se pueden decir otras frases, se puede acortar, cambiar el orden o decir solo una palabra que sea significativa para ti, pero el objetivo es el mismo: limpiarte de creencias irracionales y limitantes que ya no son útiles para ti.

No soy muy de creer en milagros ni soluciones milagrosas aunque no dejo de sorprenderme de algunos “milagros” que suceden en la vida (dile milagro dile cosas que creo que sean imposibles de suceder y sin embargo, suceden) por eso, intento probar conmigo las tendencias que se van poniendo de moda y en función de mi resultado, creo que es “un milagro” (casi nunca), creo que puede ser útil en ciertos aspectos, en nada, o hago una adaptación de lo que yo creo que me puede ser útil. Así que esto del Hoponopono lo probé para probar qué tal. Curiosamente coincidió con una época delicada de mi vida y, sorpresa la mía, me fue de maravilla. No fue ningún milagro (lamentablemente), pero me sirvió para desbloquear emociones que tenía escondidas y no querían salir, me sirvió para volver a escucharme, para volver a confiar en mí, para relajarme y sobre todo para estar en paz conmigo y con otras personas, en definitiva, para estar en PAZ.

Todavía no sé si realmente sirve para borrar memorias, no lo he probado suficiente tiempo supongo, pero sí sé que he conseguido una paz y un bienestar muy rápido y ya por esto, ya vale la pena. Así que ahí van mis 5 motivos para practicar el Hoponopono:

  • Agradecer: agradecer es uno de los sentimientos más poderosos que existen. Hay estudios que lo confirman pero sólo tienes que probarlo para ver que es cierto. Dar las gracias por lo que tienes, por lo que vives, por lo afortunados que somos de tener lo que tenemos y vivir donde vivimos te eleva a un nivel brutal de energía. Las emociones relacionadas con el agradecimiento te llevan a un bienestar muy alto: felicidad, satisfacción, emoción, energía, motivación,…
  • El perdón: perdonar, perdonarse… es imprescindible para avanzar. Si no perdonas te quedas enganchado al pasado y al dolor. En vez de avanzar, sigues enfadado y rencoroso sobre un tema pasado y las emociones asociadas no son nada positivas, van bajando tu vibración y tu energía. El perdón no es para los demás, es para ti, para tu bienestar. Piensa, ¿el rencor te acerca o te aleja de una vida feliz?
  • Arrepentirse: es muy fácil decir que es culpa de los demás y darle la espalda pero el hecho de pedir perdón te hace responsable de lo que sucede. Tú quizás no estás derritiendo el ártico pero ¿y los partidos políticos que votas? ¿o los productos que compras al supermercado? ¿o el coche que conduces? ¿o la educación que le das a tu hijo? Todos somos co-responsables.
  • El amor: es otro sentimiento extremadamente poderoso, creo que es la emoción más bonita. ¿Has sentido alguna vez amor a la vida? ¿A todo lo que te rodea? Te sientes casi tan bien como cuando agradeces sinceramente. Sentir amor para todo es una gran sensación.
  • La paz: cuando estás en una vibración elevada, o una alta energía, o con emociones muy positivas (como prefieras decirlo), sientes una paz dentro de ti que es genial. Realmente notas que hay un vacío dentro de ti y te sientes más ligero, mejor contigo mismo y con los demás. Te sientes feliz, te sientes bien, con energía, con motivación y con la seguridad de que todo saldrá bien. Esta es la energía que necesitas para seguir tus objetivos, ¿sabes lo pesados que nos ponemos en que la actitud es muy importante para tener una buena vida? Pues esta paz es la que te ayuda a tener ÉSA actitud. Es el inicio de todo, el principio para conseguir todo lo que te propongas, tener esta paz y esta energía y actitud para pasar a la acción.

Lo puedes hacer para cualquier problema, desde un dolor en la rodilla, por una discusión con una persona, una creencia limitante, el sobrepeso, tus miedos… Sólo repite la frase centrándote en ese problema y déjalo ir.

¿Qué puedes hacer hoy? *

¡Pruébalo!

Céntrate en algún problema o molestia que tengas en tu vida y quieras cambiar, quizás algún conflicto con alguna persona a tratar… Y repite la frase al menos 25 veces al día.

Recuerda que puedes decir sólo una palabra como “gracias”. Lo importante es que esta palabra te haga vibrar, que la sientas.

También puedes hacerla más compleja si tienes algún conflicto con alguna persona:

“Lo siento, te perdono, me perdono, perdóname, me amo, te amo, gracias”.

O decirla sólo para ti:

“Lo siento, me quiero, me perdono, gracias”.

Pruébalo unos cuantos días y ya me dirás que tal te va.

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.