Conocer tu cuerpo y tu menteEliminar creencias limitantesEstar más sanoNerd de la PsicologíaReinventarte

Cómo te puede ayudar el efecto placebo

Quien más quien menos, conoce el efecto placebo: no es más que el efecto que hace que algo que no es un medicamento, tenga un efecto positivo sobre la salud.

En este artículo, explican que a lo largo de los años, se han descubierto muchas cosas sobre este efecto. Por ejemplo, que es más efectivo un placebo caro que uno barato, que una pastilla roja es más efectiva que una de azul (menos en Italia, quizás por el color de la selección italiana), que una inyección de placebo es más efectiva que una pastilla y que una operación donde te duermen, te abren y cierran sin hacerte nada es más efectiva que una pastilla o una inyección de placebo.


¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

También hay otros efectos similares al placebo, el efecto nocebo: cuando piensas que algo inocuo te va a hacer daño y realmente te lo hace; y el efecto lessebo, que sucede en ensayos clínicos donde los participantes se piensan que están siendo tratados con placebo por el hecho de estar en el grupo control cuando en realidad están siendo tratados con el fármaco. En este caso, un fármaco efectivo puede dejar de tener efecto.

Pero lo más interesante es que el efecto placebo no depende solo de un efecto psicológico, ni de nuestra actitud ni sobre la percepción de dolor que tengamos, sino que hay áreas del cerebro que se activan después de tomar una pastilla de azúcar si un médico dice que te estás tomando un medicamento. Específicamente, este efecto depende de una familia de neurotransmisores llamados catecolaminas (a las que pertenecen la adrenalina, noradrenalina y la dopamina) que están implicados, entre otros, con la respuesta al estrés.

Esto es interesante porque la alteración de los niveles de estos neurotransmisores, pueden predecir si un paciente va a presentar un mayor o menor efecto placebo, demostrando que puede tener una base genética. Así pues, si genéticamente estás más predispuesto a este efecto, podrías utilizar el placebo para resolver problemas de salud sin tomar medicamentos.

Y sí, aunque somos muy afortunados de tener medicamentos para tomarlos cuando los necesitamos, también es una buena noticia saber que podemos mejorar nuestra salud sin tener que tomarlos.

¿Te imaginas todo lo que podríamos hacer con el efecto placebo utilizándolo a nuestro favor? No solo no necesitaríamos tomar muchos de los medicamentos que tomamos (y muchos de ellos tienen efectos secundarios), sino que podemos aplicarlo en muchas otros aspectos como en nuestras creencias.

¿Cómo? El otro día escuché un podcast de Brian Tracy, donde contaba que un chico fue a una vidente y le dijo que era un descendiente de Napoleón. Aunque resultó no ser cierto, el chico sí lo creyó y desde entonces, empezó a comportarse como un descendiente de Napoleón, es decir, como un general luchador y exitoso y consiguió triunfar en la vida.

Creas o no en videntes, imagina que alguien con cierta autoridad, como un médico, te dice que triunfarás en la vida, que está escrito en tu ADN, en tu carta astral o en tu destino o en lo que prefieras creer. O que ya te ha eliminado las creencias limitantes, tus miedos o tus inseguridades poniéndote unos electrodos en la cabeza, tomando una pastilla o haciéndote un ritual.

Está claro que no es tan fácil como eso, ya has visto que hay varios factores como el precio, el tipo de placebo, el color,… Como la persona que te lo ofrece, ya que realmente tienes que creer que te puede ayudar y curar, pero aun así, tenemos una herramienta que puede ser muy útil si la utilizamos a nuestro favor.

Además, si nos fijamos, nos daremos cuenta que lo utilizamos en nuestra vida diaria más a menudo de lo que creemos. Sobre todo, el efecto nocebo. ¿Cuántas veces te has dicho que no vales para las matemáticas, para conducir, para ser más abierto, o para cocinar mejor? Cuando te lo dices y te lo repites mil veces, te lo acabas creyendo y se convierte en tu realidad. Y ya tienes tu efecto nocebo aplicado en tu vida.  

Así que, ¿y si empezamos a repetirnos lo que sí valemos? ¿Qué podemos hacer TODO lo que nos proponemos aunque nos dijeran alguna vez que no seríamos capaces o que no podemos por X motivos?

Utiliza el efecto placebo a tu favor: utiliza creencias, rituales, «caramelos con superpoderes»,… lo que necesites para creerte de una vez por todas que tú puedes comerte el mundo, que puedes conseguir casi TODO lo que te propongas.

¿Qué puedes hacer hoy? *

¿Cuál es tu efecto placebo? ¿O tu efecto nocebo?

Fíjate en tu vida cotidiana, el efecto nocebo, podemos decir que lo tenemos «instaurado» desde la más tierna infancia. ¿Cuántas cosas negativas te dijeron tus padres, tus profesores o tus compañeros de colegio que todavía tienes grabado en tu mente? Eres malo en las mates, no sirves para los estudios, eres un inútil, eres tonto,…

Todo esto queda grabado en tu mente y se convierte en tu realidad, por el simple hecho que te lo creíste.

Obsérvate, ¿cuántas veces dices «es que yo no soy así», «yo no puedo», «yo no sé», «yo no sirvo»,…? Todo esto son creencias instauradas a lo largo de los años que no te benefician para nada, son tu «Efecto Nocebo» por decirlo de algún modo, así que cámbialas, cada vez que las digas, repítete que no es verdad, que sí puedes intentarlo, sí puedes servir,… Con práctica y perseverancia, se puede conseguir prácticamente TODO.

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.