Mejorar tu carrera profesional

¿Cuáles son tus puntos fuertes y tus puntos débiles profesionales?

Si te pregunto qué se te da bien, ¿qué me dirás? ¿Lo tienes claro? ¿O empezarás a dudar? Si lo tienes claro, fantástico, en el post de hoy haremos un repaso. Peeero si has dudado y has tardado un ratito en contestar, coge lápiz y papel que vamos a hacer un ejercicio.

Tanto si quieres cambiar de trabajo, si quieres mejorar profesionalmente o si ya te gusta el lugar de trabajo donde te encuentras, te recomiendo encarecidamente que tengas claro cuáles son tus puntos fuertes y tus puntos débiles. Es más, aunque no sea para trabajar, todos deberíamos tener claro cuáles son nuestras fuerzas y debilidades, sean laborales, sociales o personales.

La información es poder

Conocerte bien es la mejor carta con la que puedes jugar en la vida, sobre todo si quieres triunfar en el mercado laboral. Conocerte a ti mismo te permite ofrecer lo mejor de ti al mercado laboral, te permite enfocar mejor la información para poner en el currículo o en la carta de motivación, te podrás vender mejor en una entrevista de trabajo (porque se trata de vender tus mejores cualidades y que se interesen en lo que tienes que ofrecer) ya que tienes claro lo que puedes ofrecer y lo más importante, te permitirá decidir en qué tipo de empresa quieres trabajar, qué lugar de trabajo te conviene y cuáles son las condiciones de trabajo que te interesan.

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Así que coge lápiz y papel que vamos a reflexionar un poco. Las preguntas son genéricas pero si, por ejemplo, quieres cubrir una plaza específica en una empresa, puedes centrarte a responder en base a las necesidades de ésa plaza en concreto. Vamos a ello. Sé específico:

  • Conocimientos y habilidades profesionales: hace referencia a lo que sabes hacer, a cómo lo haces y a lo que desconoces que pueda distanciarte del lugar de trabajo que deseas.
    • Enumera qué sabes y cuáles son tus conocimientos profesionales. Anota todo lo que pueda serte útil en un lugar de trabajo.
    • ¿Estás actualizado y al día de las últimas tecnologías? No sólo en general sino también en tu especialidad o sector profesional (programas informático, técnicas, maquinaria,…). Enuméralas.
    • ¿Tienes suficiente práctica y experiencia?
    • ¿Qué crees que te falta?
    • ¿Qué podrías mejorar?
  •  Tu currículo y tu trayectoria profesional: esta información te sirve para tener claro a qué lugares de trabajo puedes aspirar (según tu currículo actual), te permite escribir un currículo atractivo y anticiparte a las preguntas del entrevistador en una entrevista laboral. Si te anticipas a las preguntas y dudas del entrevistador, puedes tener una respuesta preparada para compensar debilidades en tu currículo, por ejemplo.
    • ¿Cuáles son los mejores aspectos de tu currículo?
    • ¿Qué puedes destacar?
    • ¿Cuáles son las debilidades de tu currículo (etapas sin trabajo, duración de la carrera, cambios de trabajo continuados,…)?
    • ¿Cómo puedes defender las partes que menos se ajustan a la oferta de trabajo (si aspiras a un trabajo que no sea de tu sector habitual, por ejemplo)?
    • ¿Cómo puedes compensar las debilidades que menos se ajustan a tu oferta de trabajo?
  • Habilidades para expresarte: la forma de hablar, las palabras que usas, las expresiones, el tono,… dicen mucho de tu personalidad, de tu actitud y, en definitiva, de ti.
    • ¿Cómo te comunicas con los demás (eres dulce, agresivo, antipático,…)?
    • ¿Cómo deberías expresarte en una entrevista? Practícalo.
    • ¿Hablas demasiado rápido o demasiado lento?
    • ¿Te cuesta improvisar?
    • ¿Cómo es tu tono de voz?
    • ¿Qué palabras utilizas más a menudo? ¿Tienen connotaciones positivas o negativas?
    • ¿Eres demasiado bromista? ¿O demasiado serio?
    • ¿Eres extrovertido o más bien introvertido?
  • Habilidades personales y sociales: tu conducta, tus relaciones sociales y tus habilidades personales son imprescindibles para predecir tu rendimiento y el buen funcionamiento de la empresa.
    • ¿Tienes buenas relaciones con tus compañeros?
    • ¿Aceptas las instrucciones de tus superiores?
    • ¿Sabes tomar decisiones?
    • ¿Sabes escuchar?
    • ¿Eres capaz de mantener la calma bajo situaciones difíciles?
    • ¿Trabajas bien bajo presión?
    • ¿Tienes iniciativa?
    • ¿Te gusta tomar decisiones o prefieres que las tomen por ti?
  • Sobre tu profesión: es importante tener claro de qué quieres trabajar y cuáles son las condiciones idóneas para ti ya que nos pasamos muuuchas horas trabajando y estaría bien que al menos las podamos disfrutar un poco.
    • ¿Qué te motiva? ¿Qué te gusta?
    • ¿En qué te gustaría trabajar?
    • ¿Qué quieres hacer durante 8h diarias?
    • ¿Trabajas más y mejor por la mañana o por la tarde?

¿Tu también quieres cumplir tus sueños?

  • Condiciones laborales: este apartado tampoco es muy específico de debilidades y fortalezas pero es importante saber qué quieres para buscar un trabajo afín o para negociar condiciones laborales adecuadas
    • ¿Conoces las condiciones laborales que marca el convenio de tu sector profesional en lo que se refiere a salario, jornada, descanso,…?
    • ¿Qué horario estás dispuesto a realizar?
    • ¿Cuál es tu salario ideal? ¿Aceptarías más o menos? ¿Cuál es el mínimo que estás dispuesto a aceptar?
    • ¿Qué tipo de responsabilidades estás dispuesto a aceptar?
  • Actividades y vida no laboral: delante de una entrevista de trabajo es bueno tener claro cuáles son tus actividades en tu tiempo libre y por ejemplo, dar a conocer hobbies que están relacionados con tu profesión (o con tu entrevistador ya que es una buena manera de crear una conexión positiva):
    • ¿Qué te gusta hacer?
    • ¿Cuáles son tus hobbies?
    • ¿Cuáles están relacionados con tu profesión?
    • ¿Cuáles estarán más bien vistos para el seleccionador de personal (sería incongruente que un vegetariano quisiera trabajar en una carnicería, por ejemplo)?
    • ¿Cuánto tiempo dedicas a tu tiempo libre?

Con todas estas preguntas, de lo que se trata es que tengas claro el producto que deberás vender en una entrevista de trabajo, para pedir un aumento o para avanzar en tu carrera profesional y este producto eres tú.

Conocerte a ti mismo te fortalece como persona (es un punto fuerte conocerse a sí mismo, ¡apunta!), pero también aumenta tus posibilidades de éxito para desarrollarte tanto a nivel personal como profesional.

¿Qué puedes hacer hoy? *

Si has respondido a alguna pregunta “no lo sé” ya tienes deberes por hacer: encuentra una respuesta. Si nos conocemos bien a nosotros mismos, debemos saber si somos más productivos por la mañana o por la tarde, si trabajamos mejor sobre presión o menos,… La respuesta “no lo sé” sobre uno mismo, no me sirve.

Conócete un poco mejor profesionalmente (y personalmente) y busca 10 minutitos (no necesitas más que 1 pausa publicitaria de la Sexta (o algún otro canal similar que ya sabemos cómo se alargan con los anuncios)) para responder todas estas preguntas parándote a reflexionar en cada una de ellas.

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.