Conocer tu cuerpo y tu menteConocerte mejorEliminar creencias limitantesGestionar mis emocionesMotivarteSer más felizSuperar momentos difíciles

Cómo mejorar tus emociones

becoming-mejorar-emociones

¿Te imaginas si pudieras cambiar tus emociones cuando tú te lo propusieras? Molaría, ¿verdad?

Imagina si pudieras conseguir sentir lo que sentiste en algunos de los días más felices de tu vida… Por ejemplo, el día de tu boda. ¿Te acuerdas? Los nervios, la ilusión, todos tus seres queridos cerca, lo precios@ que estabas,… qué recuerdo más bonito, ¿verdad?

O quizás puedes imaginar tus últimas vacaciones… Los nervios antes de coger el avión, la ilusión de descubrir un nuevo país, la belleza de ese lugar, y esas anécdotas que viviste y todavía recuerdas con una sonrisa en los labios,… ¿Las recuerdas?

O quizás tienes algún otro recuerdo bonito? ¿Cuál sería? Cuéntamelo, recuérdalo, ¿qué pasó? ¿Qué hiciste?


¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Si has parado un momento a imaginar alguno de estos momentos bonitos, te habrás dado cuenta que estabas viviendo ese momento, ¿verdad? ¿No has empezado a sonreír? ¿No has sentido cómo formabas parte de ese recuerdo? La felicidad, la temperatura, el ambiente, las voces, la música, o quizás el silencio,… ¿No te has sentido feliz? ¿Ha mejorado tu estado de ánimo?

La imaginación nos permite viajar a cualquier lugar, aprovéchala para ir siempre a lugares bonitos que te llenen de emociones positivas.

La mente, nuestra aliada para generar emociones positivas

La mente del ser humano es fantástica. Bien usada puede darnos un graaaaan poder. Es genial ¿no? Bien, entonces… ¿cómo la usamos a nuestro favor?

Pues con la imaginación, con la visualización. Así de simple. ¿No te has dado cuenta que estabas sintiendo lo que estabas recordando cuando has empezado a leer el artículo? Si no es así, te pido que hagas una pausa y vuelvas a probarlo.

Vamos a poner otro ejemplo. Vamos a recordar un día muy feliz… Piensa en algún día que te lo pasaste muy bien: una excursión, un vermut con los amigos, un paseo por la playa en un soleado día primaveral, o una tarde de sofá, peli y manta… Quiero que recuerdes ese momento, cierra los ojos y deja que te envuelvan las emociones de ese momento. Lo bien que te sientes, lo cómodo que estás, cómo quieres a los que te acompañan, cómo te gusta ese lugar, lo bonito que es, lo bien que sienta el calorcito del sol en la piel,…

Recuérdalo todo y siéntelo con todos tus sentidos: escucha los ruidos y los sonidos de esta situación (¿estás en un bar? ¿En medio de la naturaleza?), el olor del lugar (¿a qué huele?), la temperatura (¿hace frío o calor? ¿Estás cómodo? ¿Hace viento?), estás tomando algo? ¿Hablando? ¿Andando? ¿Qué haces? ¿Qué ves? ¿Qué colores predominan?

Imagina que estás dentro de una película y lo estás viviendo, tal cual.

Busca tu «lugar seguro»

Una buena técnica para mejorar tus emociones deprisa es teniendo tu «lugar seguro», que es, ni más ni menos, que un recuerdo de una situación que enseguida te genere buenas emociones.

Algunos de los momentos más impactantes en tu vida, como una boda o el nacimiento de tu hij@, siempre es un buen recurso para recordar e intentar sentir las emociones asociadas, pero también sirven muchísimos otros recuerdos como las vacaciones, un fin de semana, una cena, un recuerdo de infancia, un plato de comida concreto,… lo que sea. Cuando quieras aumentar tus emociones más positivas, con una vibración más alta, transpórtate a esos recuerdos y vívelos tan vívidamente como puedas. Recuerda, eres el protagonista de la película. 😉

Hasta puedes utilizar el recuerdo de alguno de tus sitios favoritos, alguna de las puestas de sol más bonitas que hayas visto, el rincón favorito de tu ciudad,… Y no hace falta que recuerdes una situación en concreto sino que te traslades en esos sitios, que puedas cerrar los ojos y encontrarte allí, sintiendo, viendo y viviendo lo mismo que si estuvieras allí.

Esto es visualizar, imaginarte allí y sentirlo todo, con tus 5 sentidos y con tus emociones (siempre positivas ¡por favor!)

Añádele color

¿Otra técnica? Modifica el recuerdo. Ésta es una técnica que se utiliza mucho en la Programación Neurolingüística (PNL) y en trastornos de estrés post-traumático para reducir la ansiedad relacionada con un evento en concreto.

Cuando tengas un recuerdo negativo y que te genere ansiedad o malestar, puedes reducir las emociones negativas asociadas cambiando los recuerdos. Si tu recuerdo es de noche, por ejemplo, prueba en ponerle luz de día. No era tan oscuro, verás como da menos miedo. Si alguien grita mucho, ponle voz de dibujo animado, o hazlo pequeño, quítale importancia.

Esto también lo puedes aplicar cuando vivas una situación desagradable que te genere malestar. Justo cuando haya sucedida, cómo tu mente empezará a revivirla sin tu permiso, aprovecha para hacerlo pero distorsionándola un poco a tu favor: ponle colores bonitos, cámbiale la cara a la persona por la de un payaso, o pon música agradable de fondo, hazte grande y fuerte, muy alt@ y poderos@.

Tienes tu mente a tu disposición y de imaginación, tenemos todos. ¡Empieza a practicar!

¿Qué puedes hacer hoy? *

Cada vez que sientas que estás apátic@, negativ@, que tus emociones son de baja vibración, prueba con recordar momentos bonitos vividos en el pasado. Cierra los ojos e imagina que estás ahí, en tu lugar favorito, en tu recuerdo favorito.

Y vívelo con todos los sentidos, hasta que sonrías sol@. 😀

¿Por qué no empiezas creando tu «lugar seguro»? Empieza a practicar, cuánto más lo hagas, más fácil te será acceder a estas emociones y más rápido conseguirás cambiarlas.

Y cuanto más intenso sea el recuerdo, mejor. Más fácil te será revivir esas emociones.

Aunque te lo puedes inventar, utilizar recuerdos lo hace más fácil porque ya lo has vivido, no tienes que esforzarte a recrear una situación nueva, ya la tienes en la mente. 😉

Y como todo, es práctica… así que, ¡practica!

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.