Comer mejorEstar más sano

6 maneras de comer mejor

Comer bien cuando estás cansado, estresado y ocupado es difícil. No nos engañemos, requiere de tiempo y siempre vamos cortos de ello… Así que hoy te propongo algunos truquillos muy obvios pero que ayudan a comer un poco mejor.

Soy consciente que lo ideal sería cocinar cada día la comida fresca recién comprada, orgánica, de proximidad… pero que la realidad nos limita bastante más de lo que nos gustaría. Aun así, soy partidaria de hacer lo menos malo, es decir, hacer lo que puedas para comer bien aunque no sea lo ideal ya que peor es comer fatal desde el principio. Por ejemplo, lo más malo sería comer un donut y lo menos malo sería comer un bocadillo. Lo malo sería ir a comer a un fastfood, lo menos malo es comer un plato de comida precocinada… Evidentemente no es lo ideal pero siempre será mejor que comer fatal…

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Así que, allá vamos:

  • Cocina por varios días. Escoge el día que tengas más tiempo (por ejemplo el domingo) y prepara varios platos para que te sirvan de comida y cena de, al menos la mitad de la semana. Siempre puedes congelar lo que haces y guardarlo para toda la semana pero para mí es mejor cocinar para 3-4 días…
  • Ten siempre un tupper con comida cocinada. Si tienes comida saludable preparada es más probable que te la comas en vez de comer cualquier cosa que encuentres, como una caja de galletas o decidas pedir una pizza a domicilio. Lo importante es hacértelo fácil para cuando estás cansado y tienes menos fuerza de voluntad. Por ejemplo con la verdura, que a veces da más pereza comerla, si ya la tienes cocinada y preparada es más fácil que te la tomes. Siempre estamos más predispuestos a cocinar algo que nos gusta y apetece que algo que no, así que si ya la tienes a punto, sólo por la facilidad que te da tenerla cocinada, será más probable que te la comas.
  • Ten comida precocinada a la nevera. Si te has quedado sin comida casera preparada, tener algo precocinado al congelador será una opción más sana y será más fácil que comer fastfood, será una opción mejor y al menos, comerás un plato más adecuado.
  • Busca alternativas saludables a tus caprichos menos sanos: si eres de chocolate, compra chocolate negro (+ 70% de cacao). Si eres de galletas cómpralas sin azúcares añadidos. Si te gustan mucho los pasteles, prueba de cocinarlos tú del modo más saludable posible (prueba ésta receta). O cambia las patatas fritas por verduras fritas,…
  • No compres nada que no sea saludable. Si no tienes nada en casa, te dará más pereza irlo a comprar así que es más probable que comas lo que tengas a mano.
  • Ten claro lo que vas a comer a lo largo de la semana. Si tienes una lista o una tabla con el menú de lo que vas a comer toda la semana ya sabrás qué te toca comer cada día y en cada comida y tendrás menos trabajo en pensar que tienes en la nevera, qué puedes cocinar, que comiste ayer para no repetir,…

Son trucos muy sencillos pero realmente funcionan, sobre todo lo de tener comida preparada en la nevera. Cuando llegas cansado a casa, abres la nevera y tienes algo que sólo tienes que calentar. Ayuda un montón a comer bien.

¿Qué puedes hacer hoy? *

Procura pensar qué quieres comer durante la semana que sea variado e incluya todo tipo de alimentos: fruta, verdura, carne, pescado, pasta, legumbres, arroz,…. Entonces busca un día a la semana (2 sería perfecto) y cocina 3 o 4 platos distintos (recomiendo que al menos uno de ellos sea una crema de verduras o de frutas (en verano)). Así tienes una preocupación menos de pensar qué comer y tendrás una alimentación muuucho más sana. 🙂

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.