Conocer tu cuerpo y tu menteEliminar creencias limitantesSer más feliz

La falacia de G.I. Joe

Hace unas semanas te hablaba de la famosa frase de «No, si esto ya lo sé«, y la Falacia de G.I. Joe, creada por Laurie Santos de la Universidad de Yale, está muy relacionada.

¿Te suenan los G.I. Joe? Eran los personajes de una serie de dibujos animados de los años 80 donde, al final de cada capítulo, terminaban con una frase que decía «el conocimiento es la mitad de la batalla» (knowing is half the battle).

Según Laurie, con los conocimientos no es suficiente porque nuestras conductas no se basan en nuestros conocimientos, sino que hay mucho más motivos que influyen en nuestras decisiones. Afirma que los estudios muestran que el saber solo ocupa una pequeña porción en las decisiones que tomamos en la vida real.

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

¿Y qué significa esto? Pues que venir cada jueves a leer los artículos de Becoming no es suficiente para ser feliz, es imprescindible ponerse manos a la obra y practicar todo lo leído para empezar a cambiar hábitos y crear cambios reales en tu vida. Con lo fácil que parecía sólo leer algunos artículos, ¿verdad?

Las ilusiones de la mente

Laurie nos pone unos ejemplos muy buenos para darnos cuenta que, aunque tengamos constancia de algo, nuestra mente no lo va a aplicar y unos ejemplos muy buenos son las ilusiones ópticas:

Vamos a empezar por la ilusión de Müller-Lyer. Fíjate en estas flechas, ¿dirías que la línea recta tiene la misma distancia en cada una de ellas?

* Imagen extraída de Google

Probablemente tu respuesta será «NO», así que, coge una regla, un papel o tu mismo dedo y mide en tu pantalla a ver si tienen la misma distancia o no. Resulta que sí que tienen la misma distancia pero tu cerebro las ve distintas.

La falacia de G.I. Joe te demuestra que, aunque ahora sabes que tienen la misma distancia, tu mente sigue viendo que son distintas. Tu conocimiento te dice que son iguales, tu mente te dice que las ve distintas.

Otro ejemplo que nos da Laurie, son las mesas de Shepard.

* Imágenes de Verne, de El País

Percibimos las líneas verticales más largas que las horizontales, aunque midan lo mismo, y también influye la sensación de perspectiva. Interpretamos los dibujos como dos mesas en un espacio en tres dimensiones, olvidando que son superficies planas, y la primera nos parece así más larga que la segunda.

Y por último, te enseño una tercera de Joseph Jastrow. Aunque parezcan distintas, estas formas tienen el mismo tamaño:

Si quieres ver más ilusiones ópticas, visita este artículo de Verne, El País

Lo que ves no es siempre lo que es

Como ves, lo que vemos o creemos, no siempre es lo que es.

Lo mismo sucede con los precios a 9.99€ que nos parecen más baratos y nos sentiremos más inclinados a comprar los productos de este precio que los de 10€ aunque tengan prácticamente el mismo precio. O que no vamos a comprar lo mismo si vamos al supermercado con hambre o con la barriga llena.

Para poder controlar nuestro comportamiento de manera consciente y correcta, no es suficiente el conocimiento mismo porque ya ves que aunque sepamos algo, no significa ni que lo apliquemos ni que nos basemos en ese conocimiento para ver las cosas de un modo determinado ni para tomar ciertas decisiones. Sino que lo más importante para controlar nuestro comportamiento es a través de los hábitos, de la regulación emocional y de la selección de la situación. En función de los hábitos que aprendamos y creamos, las emociones que sintamos (o elijamos sentir) y las situaciones en las que nos encontramos, será más fácil elegir un comportamiento adecuado.

Hay muchísimas cosas que nuestra mente se cree como cierto, como estas ilusiones, a pesar que le digas que no es así. Por eso, es vital, no sólo saber qué es lo que el cerebro interpreta a su manera sino que también lo es ser consciente que no siempre lo que creemos que es de un modo, tiene que ser así. Deja siempre la mente abierta para descubrir nuevos aprendizajes y nuevas formas de ver las cosas, porque tu mente no siempre tiene la razón.

¿Qué puedes hacer hoy? *

Es importante tener claro que aprender no es suficiente. Es importante porque te da herramientas y te permite descubrir cosas que de otro modo no podrías descubrir (¿Alguna vez has tenido un «breakthrough», una pequeña iluminación tras leer algo que te permite entender tu conducta o tu manera de funcionar?).

Pero una vez has descubierto este nuevo conocimiento, es todavía más importante aplicarlo en tu propia vida, en tu manera de pensar, de actuar y de sentir. Y esto requiere trabajo y esfuerzo.

Empieza a plantearte qué has leído recientemente que has pensado que deberías aplicarlo en tu vida. ¿Cuándo vas a empezar a aplicarlo? ¿Hoy? ¿Qué puedes empezar a hacer ya?

Pasar a la acción siempre es la tarea más difícil pero es la que te permitirá crear cambios más significativos en tu vida. ¿Empezamos?

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.