Conocerte mejorDirigir tu vidaGestionar tus emocionesQuererte másReinventarteSuperar momentos difíciles

Todo está bien

A veces no nos gusta lo que estamos viviendo, queremos estar en otro sitio o en otra situación o quizás simplemente queremos anticiparnos y que lleguen esas vacaciones, esa época mejor, esa fecha concreta… Y en vez de vivir el presente, siempre nos estamos centrando en el futuro esperando que la realidad pase más deprisa de lo que realmente va y de que llegue ese momento que lo mejorará todo.

Y aquí caemos en varias cosas. Una de ellas es la impaciencia: siempre queremos correr más rápido para llegar a un sitio y cuando llegamos queremos ir a otro, y a otro, … Siempre corriendo esperando que el próximo sitio sea mejor. Y va muy relacionado con la siguiente, que es la famosa “seré feliz cuando” donde siempre dejamos el futuro como la solución a nuestros problemas: cuando consiga ése empleo seré feliz, cuando tenga un hijo seré feliz, cuando pese 5 kgs menos seré feliz, … Y resulta que cuando lo conseguimos, esos objetivos vienen con nuevos retos que nos siguen creando dudas, miedos, inseguridades, retos que nos siguen produciendo inestabilidad emocional y, por ende, infelicidad. Porque el problema no está en lo que tenemos sino en nuestra actitud, en cómo afrontamos el presente, lo que tenemos, lo que nos sucede aquí y ahora,…


¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Quizás lo que tiene que pasar es que nuestra mente se desacelere y empiece a vivir el presente. Que no espere nada del futuro que es incierto y desconocido y se centre en lo que estamos viviendo ahora.

Me gusta pensar que todo pasa por un motivo o al menos, que de todo lo que vivimos podemos sacar algún aprendizaje o alguna experiencia.Así que todo está bien, todo lo que está sucediendo está bien. Sí, probablemente no es lo que quieres o lo que esperabas pero es lo que está pasando así que está bien. Es lo que es, es lo que tiene que ser.

“El ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo, por eso se llama presente”

Muchas veces nos pasan cosas que no nos gustan, que nos hacen daño, que son difíciles de afrontar y superar pero al cabo de un tiempo, cuando lo miras con distancia, lo ves mucho mejor. Ni duele tanto, ni es tan duro como parecía en su momento y hasta has aprendido cosas de ello, eres más fuerte, más segur@ de ti mism@,… Con perspectiva todo se ve mucho mejor y mucho más claro. Al fin y al cabo, en parte somos todo lo que nos sucede. Podría hacer una lista de cosas que no me gustaron nada cuando me pasaron y me reboté y sufrí y quería que fueran diferentes pero cuando descubrí que todo estaba bien, cuando pasó el tiempo para verlo con perspectiva, me di cuenta que era lo mejor que me podía pasar. Y soy quien soy gracias a todo lo que he vivido y he aprendido muchísimo gracias a ello también.

No hace falta que lo entiendas ahora, no es necesario que te guste, sólo tienes que aceptar que es tu presente y es lo que te toca vivir ahora. Así que saca jugo de la situación actual.

¿Qué puedes hacer hoy? *

Vale, tienes la situación que tienes y de momento a muy corto plazo (hoy y mañana y pasado) no la vas a poder cambiar.  Así que vamos a intentar sacarle jugo.

¿Qué hay de bueno en tu situación? (No vale decir nada).

¿Cómo puedes aprovechar tu presente para mejorar tu futuro? Vale, que tengas que aceptar el presente no significa que no puedas hacer cosas hoy para estar mejor mañana, así que, busca qué está en tus manos de esta situación para mejorarla. Por ejemplo, si no tienes pareja, puedes aprovechar para centrarte en ti y mejorar, crecer, quererte,… Así cuando llegue una persona adecuada para ti, estarás más preparad@ para recibirl@ con los brazos abiertos, más madur@, más segur@,…

¿Qué puedes cambiar de ti para fluir con esta situación actual? Es decir, ¿Cómo puedes cambiar tu actitud, tus pensamientos, tus sentimientos para poder fluir con lo que te está sucediendo ahora mismo? Quizás es la negación de lo que está sucediendo ahora lo que te está creando malestar, quizás es ésa intolerancia a aceptar que no siempre pasan ni tenemos las cosas que queremos pero pasan igual…

Por ejemplo, imagina que no tienes dinero para hacer lo que quieres hacer así que tienes que estar más tiempo en casa o haciendo actividades sin gastar. Pues bien, puedes hacer deporte al aire libre aprovechando que es gratis y así ponerte en forma, perder esos quilos de más y mejorar tu autoestima, tu humor y probablemente, luego tendrás más energía y motivación para hacer cambios en tu vida. También puedes aprovechar que te quedas en casa para no gastar para plantearte qué quieres hacer en tu vida, crear un plan de acción para empezar a crear cambios en tu vida que te acerquen a lo que quieres.

Todo está bien, todo pasa por un motivo, intenta descubrir qué puedes hacer con tu presente actual para crear el futuro que deseas. La clave está en aceptar este presente, disfrutarlo y probablemente descubrirás que te está preparando para un futuro muchísimo mejor. 

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. –?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.