Dirigir tu vidaGestionar tus emocionesMotivarteReinventarteSuperar momentos difíciles

¿Qué miedo te hizo valiente?

Hay una canción de Macaco que se llama Valientes, donde una frase de la letra dice: “¿Qué miedo te hizo valiente?” Y me encanta. Porque sí, hay miedos que te hacen valientes, o deberían hacernos valientes.

Me voy a explicar, tener miedo es completamente normal. Es una emoción biológica necesaria para sobrevivir, como lo es el miedo a las alturas que está codificado en nuestros genes y nacemos con él. Luego, mediante los conocimientos, la cultura y la educación se puede modular estos miedos innatos y aumentarlos o disminuirlos.

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

¿Qué es el miedo?

El miedo es una alteración del estado de ánimo que aparece ante un peligro real o imaginario.

¿Qué tipo de miedos hay?

Pero también hay ciertos miedos que vamos aprendiendo. Según Susan Jeffers, se dividen en tres niveles:

  • Miedos superficiales relacionados con algo que sucede o que exige acción:
    • Que suceden: miedo a la pérdida de seguridad económica, a enfermedades, al envejecimiento, a la muerte, a catástrofes…
    • Que exigen acción: a tomar decisiones, a cambiar de profesión, a hablar en público, a cometer errores, a tener relaciones,…
  • Miedos relacionados con estados internos de la mente, a la “integridad del Yo”: miedo al rechazo, al fracaso, al éxito, la vulnerabilidad, sentirse engañado, la impotencia,…
  • Miedo a no poder afrontar lo que la vida te depare. Es el más profundo y aparece debido a la falta de confianza en tu capacidad para afrontar lo que aparezca en tu camino. Es cuando sientes que “No puedes manejarlo”.  

A diferencia de los miedos biológicos que pretenden protegernos delante los peligros y pueden ser positivos para nuestros intereses, los miedos aprendidos y prolongados en el tiempo son tóxicos ya que contribuyen a nuestra no evolución, nos limitan y nos frenan en nuestra vida, en nuestro presente y en nuestro futuro.

Los miedos aprendidos

Como hemos visto, tener miedo es normal, es inevitable y es inherente al ser humano. Aun así, muchos de los miedos que realmente nos limitan y dificultan nuestras vidas, son miedos aprendidos que no tienen nada que ver con nuestra supervivencia como tal. Son miedos infundados que nos generan inseguridad. Si tuviéramos más confianza en que somos capaces de afrontar cualquier cosa que suceda, no le temeríamos a nada.

¿Cómo superar el miedo?

No hay ninguna pastilla que te quite el miedo, lamentablemente. La única manera de superar el miedo a algo es hacer, precisamente, lo que nos da miedo.

Es hacerlo, aunque tengas miedo.

“Sabes, a veces todo lo que necesitas son 20 segundos de coraje irracional. Literalmente veinte segundos de coraje irracional, y te lo prometo que obtendrás algo magnífico” Benjamin Mee

Y aquí es donde los miedos te convierten en valiente, como dice Macaco. De miedos tenemos todos, la decisión de hacerlo aunque nos de miedo es lo que nos hace valientes. Puedes dejarte limitar por tus miedos y no actuar pero te sentirás mal, impotente, frustrado, bloqueado e infeliz. A largo plazo, es mejor ganar a tu miedo, afrontar esos 20 segundos de miedo y superarlo que convivir permanentemente con él.

¿Cómo ser valiente?

Vale, 20 segundos, pero, ¿cómo dar el primer paso? Obviamente, el problema principal no es tanto el miedo sino el bloqueo que te genera, es cómo afrontarla. Así que te muestro algunas técnicas a continuación.

  • Es importante trasladar la posición de temor a la posición de poder: del “no puedo” o “no sé” que te pone en una posición de víctima, de dolor, de incapacidad y de temor, pasar a “lo intento”, “lo consigo” que te da fuerza y predisposición. Dilo en voz alta: “Lo consigo, lo consigo, lo consigo”, ¡grítalo! ¿Mejor? ¿Te das cuenta que ahora te sientes más capaz? Utiliza el vocabulario para que te dé más poder. Intentarlo te saca automáticamente de la posición de víctima y estás tomando el control de tu vida y de tus miedos.
  • Afirma: si has visto que repetir frases que te den poder, como “lo consigo”, repetir frases constantemente te ayudará a tener más fuerza y poder para afrontar situaciones difíciles. Prueba con “me siento poderoso”, “consigo lo que me propongo”, “yo puedo”,…
  • Visualiza: visualizar es imaginar mentalmente una situación con todo tipo de detalle e incluyendo estímulos visuales, olfativos, emocionales… Si te ves realizando con éxito y con todo tipo de detalle lo que te da miedo, te ayudará a afrontarlo mejor cuando tengas que realizarlo en realidad. Cuanto más reales sean tus visualizaciones mejor y nunca te olvides de sentir las emociones relacionadas con el éxito y el poder de haber conseguido tu objetivo. Cuanto más practiques, más rápido te irás acostumbrando a esta nueva realidad, a cómo actúas, cómo te sientes, qué piensas,… a pesar del miedo. Así, irás habituando a tu cuerpo, a tu mente, hasta irás creando nuevos hábitos mientras los vas visualizando. 
  • Evalúa tus miedos: Byron Katie propone cuatro preguntas para cambiar pensamientos. Prueba de evaluar tus miedos con estas preguntas:
    • ¿Es verdad?
    • ¿Puedes saber que es verdad con absoluta certeza? (Sí o no)
    • ¿Cómo reaccionas? ¿Qué sucede cuando crees en ese pensamiento?
    • ¿Quién serías sin ese pensamiento?
  • Actúa: la acción es poderosa. Pasar a la acción es lo que te ayuda a cambiar las situaciones que te molestan y quieres cambiar.A menudo, el problema principal es que pensamos demasiado que algo nos da miedo y nos incomoda, pero si cuando vas a hacer algo que te da miedo, empiezas a hacerlo sin pensar, es más fácil que empieces. Y esos 20 segundos de valentía son levantar la mano para llamar la atención a alguien en la reunión, dar el primer paso (literal) para empezar a andar hacia X sitio, abrir la boca y decir una palabra para empezar a hablar en voz alta, o apretar intro para mandar ese mensaje. Una vez has dado el primer paso, solo tienes que seguir la inercia: ya se habrán fijado en tu mano, habrás dado 1 paso, dicho una palabra o mandado el mensaje, ya no hay marcha atrás. Y lo habrás hecho, aunque tengas miedo. Y te darás cuenta, que con la práctica, cada vez será más fácil y te será más cómodo hacerlo, aunque te dé miedo.

Debes tener algo muy en cuenta, el miedo nunca desaparecerá mientras sigas creciendo, así pues, el único modo de librarte del miedo es haciéndolo. Además, como decía antes, puedes vivir permanentemente con el miedo, pero gestionarlo y superarlo es el único modo de sentirte mejor.

Recuerda que no estás solo, ¡todos tenemos miedos! Y cada vez que hagas algo nuevo y desconocido, tendrás miedo. Es inherente al cambio y hay que aceptar y aprender a vivir con ello.

Es más, me he dado cuenta que todo lo que te cuesta, lo que te da más miedo, es lo que te acercará a un mayor éxito. Detrás de cada miedo hay una gran posibilidad de mejorar tu vida, así que, aunque tengas miedo, ¡hazlo!

¿Qué puedes hacer hoy? *?

  • ¿Cuál es tu miedo?
  • ¿Qué es lo que no haces por miedo?
  • ¿En qué te limita?
  • ¿Qué miedo te hará valiente?
  • ¿Qué harás para afrontar tu miedo y dar ese primer paso?

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.