Dirigir tu vidaMotivarteSuperar momentos difícilesTener objetivos claros

¿No consigues lo que te propones? Esto puede ser bueno

Sí, exacto, no conseguir lo que te propones puede ser algo bueno. Sí, te lo cuento. ¿Recuerdas la famosa frase de Thomas A. Edison?

No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla” Thomas A. Edison

A nadie le gusta fracasar, por supuesto. Pero debemos tener en cuenta que es muy probable que varias veces en la vida (o muchas) fracasaremos. Así que cuando suceda, en vez de lamentarte, abandonar o hundirte en la miseria, puedes aprender de ello.

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

 

Últimamente está muy de moda con lo de que hay que fracasar para tener éxito y bueno, no gusta fracasar, ¿verdad? Creo que es importante tener en cuenta que cualquier cosa que emprendas tiene el riesgo de que no salga como creías, pero no creo que sea obligatorio fracasar, creo que es más importante tener una actitud adecuada frente al fracaso.

Y esto es lo que te puede ayudar el hecho de no conseguir lo que te propones, si por ejemplo este año nuevo te propusiste dejar de fumar y no lo has conseguido, enhorabuena: ahora ya sabes un método que no funciona para ti. Usa la técnica de Edison, no te quede con que no lo has conseguido sino que has descubierto un modo que no funciona para ti.

Ahora necesitarás evaluar qué es lo que has hecho y cómo lo has hecho para no volver a hacerlo y probar de otro modo. Esto es lo más importante del fracaso, evaluarlo y aprender de ello para saber lo que no debes hacer.

Ésta reflexión, este feedback es importante. Te voy a poner un ejemplo de cómo puede ayudarte o dificultarte el camino un feedback adecuado. ¿Recuerdas el juego de la “gallina ciega”? consiste en que a una persona le vendan los ojos y los de su entorno deben guiarlo diciendo frío si se aleja de la persona u objeto que tiene que encontrar y caliente si se acerca. Así, durante el juego se van dando pistas guiando al compañero diciendo frío, muy frío, caliente, muy caliente, quemando,… hasta que consigue encontrar el objeto. Pero en ocasiones, las indicaciones a veces sólo son del tipo frío, frío, muy frío, helado,… hasta que, perdida, la persona que juega se frustra, se desmotiva y abandona.

Ahora imagina que quieres conseguir un objetivo (ser una persona más segura de sí misma, tener una buena relación con tu pareja, adelgazar, abrir un negocio,…) y tu entorno va respondiendo como en el juego de la gallina ciega: frío, caliente, muy caliente,… pueden pasar varias cosas:

  • Si tu entorno va diciendo frío, caliente, caliente, muy caliente, más frío,…. Estarás recibiendo un feedback que te guiará y te permitirá avanzar en tu objetivo. Será un feedback útil y efectivo que te permitirá reevaluar tu situación y reubicarte, promoverá tu autoobservación hacia el éxito, potenciará tu autoeficacia y además, estarás motivado por seguir hacia adelante.
  • Si estás intentando conseguir un objetivo y no recibes ningún tipo de feedback, no sabrás como estás evolucionando y estarás más perdido. Puede que tengas suerte y lo encuentres o puede que acabes fracasando porque te habrás perdido por el camino. Es como ir a oscuras por una habitación que no conoces.
  • Si el feedback es negativo y todo el rato vas recibiendo frío, frío, más frío, helado,… y hagas lo que hagas sigue siendo frío, te desanimarás. Ver que estás perdido, centrarse en los errores y en lo que se hace mal únicamente, provocará emociones negativas, pesimismo y probablemente abandonarás.

Este entorno puede ser alguien de tu entorno (pareja, jefe, familia,…), un profesional (un coach por ejemplo) o el mismo proceso (un fallo, una venta, una pérdida de clientes,…).

Tanto el éxito como el fracaso son feedbacks que te informan sobre si vas bien o vas mal pero es importante recibir ambos feedbacks para ir encaminándote, si solo recibes feedback negativo te desanimarás y será más difícil reemprender tu objetivo con la misma energía y motivación.

No te tomes el fracaso como algo personal de que no vales o no eres capaz, recuerda que es un feedback de “frío, frío” para que revises lo que estás haciendo del modo incorrecto.

¿Qué puedes hacer hoy? *

La mejor manera de aprender de tus errores es teniendo ese feedback y lo puedes hacer mediante diferentes vías:

  • Evalúa todo lo que vas haciendo respecto a éste objetivo, apunta lo que ha ido bien y lo que no ha ido bien. Reflexiona sobre lo que has hecho para hacerlo de otro modo.
  • Pide ayuda a algún profesional. Un punto de vista de un profesional que no está implicado con tu objetivo siempre te ayudará a ver con perspectiva lo que estás haciendo y hacia dónde vas.
  • Haz revisiones mensuales y trimestrales de tu objetivo para ver lo que va fallando, lo que funciona… te ayudará a evitar el fracaso antes que sea demasiado tarde.
  • Cambia el punto de vista sobre los fracasos, recuerda esto:

“Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito”. Thomas A. Edison

El fracaso solo te enseña lo que no debes seguir haciendo.

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.