Dirigir tu vidaEliminar creencias limitantesGestionar mis emocionesReinventarteSuperar momentos difíciles

Anticiparse

A menudo pienso en el futuro, supongo que es inevitable si tienes unos objetivos a los que dirigirte pero la cuestión es que pienso más en el futuro de lo que debería. Y en el pasado. Y en lo que podría suceder y en los “y si” y en los “quizás”,…

Y lo divertido de todo esto es que tooooodos estos pensamientos NO sirven de nada, de NADA, porque son sobre cosas que o ya han pasado o todavía no han pasado y se basan en suposiciones o en posibilidades que no sabré si son ciertas hasta que sucedan y esto puede ser dentro de poco o dentro de mucho. Y quizás ni llegan a suceder.

Nos pasamos la vida anticipándonos a lo que puede pasar: “hoy tengo una reunión que no me apetece nada tener porqué ese cliente es muy complicado y me dará problemas”. Te estás anticipando a algo que todavía no ha pasado y no sabes qué puede pasar. Sí, conoces a ese cliente y puede que te de problemas porque ya te los ha dado anteriormente pero, ¿y si ese cliente está de especial buen humor y viene encantado en esa reunión? ¿Y si cancela la reunión por qué no puede venir? Si pasa algo de esto, resultará que te has pasado varias horas o días pensando en algo que te produce malestar, ansiedad y que ni siquiera ha pasado. Y todos estos pensamientos negativos habrán estado revoloteando por tu cabeza y creándote sentimientos negativos y bajando tu nivel de energía.

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Una cosa es visualizar una reunión para saber qué decir, estar preparado y hacerla bien pero otra es empezar a anticiparse a lo que pasará y te llevará a tener cierta predisposición, probablemente negativa, y tu actitud probablemente fomentará que estés a la defensiva ante ese cliente y provoque lo que esperabas y que quizás, sin esa anticipación y esa predisposición no hubiera pasado.

Siempre nos anticipamos, ¡en casi TODO! Necesitamos tener el control y por eso nos pasamos el día evaluando lo que puede pasar pero, ¿sabes qué? No somos adivinos, ni sabemos lo que pasará ni podemos predecirlo. Así que lo mejor que podemos hacer es parar esos pensamientos antes de que sucedan porque nos estamos anticipando y no nos sirve de nada. Todo esto son «pre-ocupaciones». 

Además, muchas veces estas anticipaciones son limitantes porque pensamos algo desconocido del futuro y ya estamos creando suposiciones en base a nuestras creencias limitantes. Por ejemplo, imagina que estas Navidades quieres aprovechar las vacaciones para hacer un viaje y te estás planteando qué días ir, dónde ir… pero tu mente, con tan solo pensar en eso, ya empieza a decir: “¿Y qué vas a hacer con tu perro? ¿Y no vas a celebrar las navidades con tu familia? ¿Y en fin de año? ¿Y no es un gasto excesivo? ¿Y el trabajo que se te acumulará?” Todo lo que aparece detrás de una anticipación que te está diciendo que no puedes, que no te conviene, que estás loc@… Es tu charlatán limitándote. Apunta todo lo que te dice para trabajar esas creencias limitantes.

El otro día leía un buen ejemplo de Borja Vilaseca que decía “Dúchate mientras te estás duchando”. Cuando estamos en la ducha dando vueltas a esa reunión, a lo que dirás, a cómo reaccionará el cliente,.. Estás multiplicando esa situación, estás creando un flujo tóxico y negativo de pensamientos de algo que ni siquiera ha pasado todavía. Pero, ¿y si cuando te estás duchando solamente te estuvieras duchando? Tú solo bajo el chorro calentito de agua, el aroma agradable del jabón,… ¿No es mejor estar disfrutando de esto?

Deja que las cosas sucedan a su debido tiempo y vive lo que estás haciendo cuando lo estás haciendo. No pienses como estará de bueno ese trozo de pastel cuando lo hayas cocinado, empieza a cocinarlo ahora y ¡disfruta de lo que estás cocinando ahora!

¿Qué puedes hacer hoy? *

Para tu mente. Cada vez que quiera anticiparse a algo que esté en el futuro párala. Di «¡a la mierda!» o lo que te sirva pero párala. No permitas que se traslade a un futuro incierto, quédate en el presente. 

Si no has tenido tiempo a pararla a tiempo, observa qué creencias limitantes te está diciendo con los pensamientos que te van saliendo. Apúntalo y utilízalas para ser consciente de ellas, racionalizarlas y transformarlas. 

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.