Cuidar tus relacionesReflexionarTener una relación de pareja sana

De la libertad al egoísmo

En los últimos años, se está dando mucha importancia a la libertad y al desapego: a decir lo que piensas, a decir lo que sientes, a decir que no, a tener tu espacio, tu independencia, a no depender de nadie, a no esperar nada de nadie,…

Y bien, me parece fantástico y necesario tener libertad y dejar de tener relaciones basadas en la dependencia, pero como siempre, creo que se está llevando demasiado al extremo… Y me voy a explicar 😉


¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Yo soy una persona que siempre he dicho que prefiero mil veces que me digan antes una verdad que duela a una mentira para quedar bien. Por ejemplo, con mis amigos intento que haya suficiente confianza y libertad para podernos decir: “oye, hoy no me apetece” en vez de decir que si y a última hora inventarse una excusa para no venir. Considero que somos personas adultas que podemos decir lo que pensamos (sin hacer daño diciéndolo) y para comprender que a la otra persona no le apetezca porque no tiene un buen día, porque está cansada o porque le da pereza. Y punto, no pasa nada. Desde el momento que nos escogemos para ser amigos, pareja, etc, entiendo que incluye la sinceridad, el respeto y la comprensión.

Dicho esto, todo este artículo viene por una publicación que vi de Borja Vilaseca en su Instagram. Él habla de los feelfreenianos: un colectivo de personas que basan sus relaciones en el desapego, la libertad, el respeto y el verdadero amor. Y como ejemplo, puso una conversación de whatsapp de una hija que le pide a su madre si puede cuidar de su nieta unas horas por la tarde porque como estaba malita no los ha dejado dormir y están cansadísimos. La respuesta de la abuela es que, aunque lamenta mucho que no hayan podido dormir y que no tiene nada que hacer, prefiere seguir leyendo su novela y pasar una tarde tranquila que quedarse con su nieta unas horas, pero que cualquier otro día, se la queda seguro. La hija le dice que no pasa nada y que ya se apañarán,que les pase la novela cuando la termine.

Y bueno, voy a ir por partes. Me parece fantástico que la abuela pueda decir que prefiere quedarse leyendo y pasando una tarde tranquila que estresarse cuidando a su nieta, que probablemente es un terremoto. Me parece todavía más fantástica la respuesta de su hija aceptando la decisión de su madre sin enfadarse porque todos somos libres de decidir si queremos hacer un favor o no y nadie tendría que sentirse obligado, ya que si no te apetece, no tienes porque hacerlo, claro. Peeeeero, y aquí viene el pero… ¿Qué pasaría si todos hiciéramos lo que nos apeteciera constantemente? Yo hay días que me pasaría el día durmiendo, o no trabajaría, o me pasaría el día descubriendo sitios nuevos, viajando, pasaría de pagar facturas, ni de responsabilizarme de mis “obligaciones”,…Oye, ahora que lo veo así, ¿sería fantástico no? Pero claro, si soy realista, estoy viviendo dentro de una sociedad y puedo estar más de acuerdo o no con lo que requiere estar dentro de una sociedad pero inevitablemente, si estoy dentro, tengo ciertas “obligaciones” que cumplir. Lo mismo pasa con mi familia y mis amigos, oye, que los quiero un montón a todos ehh, pero a mí a veces tampoco me apetece acompañar a alguien al hospital, o al tanatorio porque se ha muerto un familiar suyo, o escuchar las quejas de mis amig@s con los problemas con el sexo contrario, o las dudas de mis amigos con sus vidas,… Estaría mejor haciendo solo lo que me apetece y no lo que “tengo que hacer”,… 

Y aquí viene lo de la abuela, me parece fantástico que pueda escoger no cuidar a la nieta porque no le apetece, pero, ¿no está sobrepasando un poco el límite de la libertad para llegar al egoísmo? Tiene todo el día libre, ¿no podría dedicar 2 o 3 horas para su nieta y ayudar a su hija? ¿Realmente le rompería el día de tranquilidad y lectura, 3 horas de su tiempo? ¿No podría hacer un poco de cada? A ver, hay mil factores por analizar en esa situación para juzgar a alguien de egoísta, solo es un ejemplo. Quizás esta abuela trabaja muchísimo y solo tiene 1 día a la semana para descansar, quizás le están pidiendo cada día que cuide a su nieta y necesita descansar 1 día,…  

A lo que quiero llegar con todo esto es que está muy bien tener libertad para escoger como quieres vivir tu vida, con quien la quieres vivir y cómo quieres invertir tu tiempo, pero también vivimos en sociedad, tenemos relaciones con personas que nos quieren y queremos y una relación requiere ciertos cuidados como un huerto o un jardín, si no las riegas y las cuidas, se mueren.

Y ahora parece taaaaan importante nuestra libertad individual que dejamos morir muchas relaciones por miedo a perder esta libertad cuando no se trata de perderla, sino de mantenerla pero regando y cuidando tus relaciones. Se trata de encontrar el equilibrio entre el desapego y el amor, entre la libertad y el cuidado de tus relaciones… No hay que ser perfecto ni ultramega moderno, simplemente hay que quererse, respetarse y darse espacio…

Me parece muy bien trabajarse el desapego para no “necesitar”a una persona, sea familia, pareja o amig@ ya que necesitamos, tanto ellos como nosotros, nuestra propia libertad… Pero me da miedo que este desapego llegue al punto de dejar de cuidar todas las relaciones que nos dan tanto: alegría, felicidad, compañía, amor,… (¿sabes que tener una buena red social es un factor importantísimo para ser feliz, verdad?) por miedo a perder nuestra libertad.

Considero que respetar a alguien también incluye sacrificar un poco tu libertad para cuidar esa persona: Hoy por ti, mañana por mi… Ya que si quieres esa persona, si hay un cuidado equitativo por ambos lados, no es un sacrificio, lo haces por amor y con amor.

Con el desapego adecuado, el respeto, el amor y la libertad adecuada, se puede tener todo sin renunciar a nada. Encuentra el equilibrio

No dejes que tu libertad te desapegue de todo…

¿Qué puedes hacer hoy? *

A veces hacemos demasiado poco uso de la libertad, a veces demasiado… ¿Dónde estás tu?

¿Cuántas veces has hecho cosas que no te apetecían hacer por el bien de otros? Por tu familia, por tus amigos, por tu pareja… ¿Te has sentido agobiad@ por tener que hacer demasiadas cosas por ellos? ¿Más de las que haces o hacen por ti?

¿Cuánto hace que no haces nada por tus seres queridos, pero de verdad? ¿Cuánto hace que no dejas de hacer algo por una persona que quieres por amor (sea pareja, familia, amig@)? Y no se trata de hacer regalos, hacer una llamada, sino un poco más allá, algo que haces por amor a esa persona aunque preferirías estar haciendo otra cosa, como dejar de hacer algo un momento para que la otra persona sabe que estás atent@ a lo que te dice/hace, pasar una tarde con alguien sólo para hacerle compañía, para escucharlo,…  

¿Cuidas tus relaciones cómo te gustaría que te cuidaran a ti? A veces es tan sencillo como pensar cómo te gustaría que te trataran a ti para tratar a los demás del mismo modo, así te aseguras de hacer lo que a ti te gustaría que te hicieran y seguro que así tienes tiempo para cuidar esas relaciones sin perder tu libertad ni tu identidad…

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. –?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.