Conocerte mejorDirigir tu vidaMejorar tu carrera profesionalReflexionarReinventarte

Qué hacer cuando no sabes qué hacer con tu vida

Últimamente se habla mucho de encontrar tu propósito, vivir de tu pasión,… Pero, ¿qué sucede cuando no tienes ni la más mínima idea de cuál es tu propósito? ¿Cómo se descubre tu propósito cuando no sabes qué se te da bien, qué te gusta lo suficiente como para vivir de ello o qué elegir cuando te gusta todo?

Me acuerdo que cuando tenía 16 años, en el colegio nos empezaron a pasar tests para saber cuáles eran nuestras aptitudes y cuál podría ser nuestra mejor salida profesional para elegir carrera en la universidad (porque antes, tenías que ir a la universidad para tener futuro profesional, sí o sí). A mi siempre me han gustado muchas cosas y se me han dado más o menos bien todas, así que era una de las que no tenía ni la más mínima idea de qué estudiar y esperaba sacar alguna conclusión de todos estos tests. Peeeeroooo, ¿sabes que me dijeron cuando fui a buscar los resultados? Pues que podía estudiar lo que quisiera porque se me daban bien muchas cosas… Ehhhmmmm…. Ehmmm…. Vale, gracias…

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Al final elegí estudiar psicología por casualidad, porque aunque me gustaba mucho el mundo del crecimiento personal y llevaba mucho tiempo leyendo libros sobre el tema, nunca me había planteado dedicarme a la psicología como profesión, más bien me veía siendo veterinaria, trabajando en publicidad, periodismo o hasta estudiando ADE,.. En fin, que lo mío empezó siendo una «casualidad» porqué elegí estudiar psicología al descubrir que existía la terapia asistida con caballos y que, al ser una disciplina multidisciplinar, necesitaban psicólogos también. No quiero enrollarme demasiado en mi historia así que resumiendo, me seguí enfocando en la terapia asistida con caballos, aunque por el camino, descubrí que me apasionaba más el mundo del coaching y el de ayudar a la gente que, como yo, quería ser más feliz y que solo lo conseguiríamos si aprendíamos herramientas que no nos enseña nadie (ni en el colegio), para hacernos la vida más fácil (y de esto trata Becoming). Pero durante todo el proceso de descubrir qué quería hacer y saber que quería estar donde estoy ahora, también he pasado por muchas etapas de dudas, de desánimo, de abandonos temporales, de cambios de plan, de «alamierdatodo», y aun así, sigo por aquí.

Así que, con todo esto, lo que quiero contarte es que descubrir tu propósito será un proceso en el cual irás cambiando de opinión y tu proyecto irá cambiando de forma a lo largo del tiempo, es normal.

Vale, y ahora que ya te he desanimado del todo, vamos a empezar.

¿Qué es un propósito?

Vamos a buscar la definición de propósito para tenerlo claro primero…

» Un propósito es la intención o el ánimo por el que se realiza o se deja de realizar una acción.»

Así que un propósito de vida, es la intención de realizar algo pero yo añadiría que es también, la intención de realizar algo con valor en la vida, encontrar un motivo por el que levantarte cada mañana con ganas e ilusión, en lo que disfrutes y te lo pases bien, en que puedas ayudar a dejar un mundo un poco mejor de como lo has encontrado y, también, que te paguen por hacerlo y te permita disfrutar de la vida.

Bonito, ¿verdad? ¡Vamos a seguir!

Para conocer tu propósito, debes conocerte a ti mism@

Aquí estamos, la famosa frase que habrás oído mil veces: debes conocerte a ti mism@. Y aunque la frase dé un poco de rabia, es muy cierta. Es necesario que te conozcas, que sepas lo que te gusta, lo que no, qué estilo de vida quieres, qué tipo de trabajo te gusta,…

Hay varias maneras de saberlo, una es observando el pasado para ver como has actuado hasta ahora, otra es haciéndote preguntas o bien, pasando a la acción y probando a ver qué es lo que te gusta y en qué encajas mejor. Me parecen todas válidas y puedes practicarlas todas a la vez.

Para conocerte mejor, te recomiendo que te apuntes al curso gratuito Reinvéntate. Hay un apartado con muuchas preguntas para definir tu objetivo profesional y te ayudará mucho para reflexionar sobre cómo quieres vivir y cómo quieres trabajar.

Pregúntate:

  • ¿Qué hacías cuando eras pequeñ@?
  • ¿Con qué cosas disfrutas más en tu tiempo libre?
  • ¿Qué se te da bien?
  • ¿Cuáles son tus habilidades?
  • ¿Qué dice la gente de tu alrededor que se te da bien?
  • ¿Cómo es tu estilo de vida ideal?

Te puede ayudar el famoso Ikigai Japonés. Vamos a verlo…

El método Ikigai

El método Ikigai se puso muy de moda hace unos años ya, pero me parece una buena herramienta para evaluar lo que se te da bien, lo que te gusta, lo que te pueden pagar por hacer y a la vez, ayudar a tener un mundo mejor.

* Imagen de Google

Es tan «sencillo» como buscar respuesta a estos 4 aspectos.

  • ¿En qué eres bueno?
  • ¿Qué es lo que más te gusta?
  • ¿En qué te pueden pagar por hacerlo?
  • ¿Cómo puedes ayudar al mundo?

Una vez tengas las 4 respuestas (pueden ser varias opciones en cada una), tienes que ver las opciones que pueden abarcar todos los puntos: que se te dé bien, que te guste, que te paguen y que ayuden al mundo. Éste es tu Ikigai, tu para qué, tu razón de ser.

Hacer algo que el mundo necesite y dejarlo un poco mejor, no significa convertirte en la Madre Teresa de Calcuta, a veces es tan sencillo como ser amable en tu día a día y con todas las personas que te cruces para dejar el mundo un poco mejor de como lo encontraste…

Deja de pensar en ello

Tengo que decirte también, que una vez hayas hecho todo esto, es probable que llegue un momento en que, cuanto más pienses en ello más nervios@ te vas a poner y más vas a bloquearte, así que cuando veas que has llegado a un callejón sin salida, deja de pensar tanto, para la mente, deja que ella sola te diga lo que necesitas saber y empieza a probar cosas.

Sabes lo del elefante rosa, ¿verdad? En cuanto alguien te dice: «NO pienses en un elefante rosa», inevitablemente, tú te vas a poner a pensar en un elefante rosa. Pues con todo lo que te preocupa igual. Si te quedas enfrascado dándole vueltas a lo que quieres hacer, te vas a quedar aquí bloqueado. Así que cambia de tema, déjalo durante unos días o semanas, enfócate en otras cosas y te darás cuenta que sin pensarlo, te van saliendo ideas buenas. Así que relájate y deja fluir tu mente, que haga el trabajo por ti, que salga la información de dentro de ti…

Y pruébalo, prueba cosas nuevas, apúntate a voluntariados, viaja, apúntate a cursos nuevos, lee libros… Intenta abrirte al mundo para descubrir cosas nuevas. Es la mejor manera de saber qué te gusta y qué te hace disfrutar haciéndolo. Mira Pablo, que descubrió su pasión «gracias» a la crisis económica que lo llevó a hacer un voluntariado a Perú…

¿NUEVO? Descubre los primeros pasos para aprender a vivir mejor y tener una vida más feliz

¿Qué harías si fueras multimillonari@?

Pero para mi, la pregunta del millón es ésta. Esta es la pregunta que más me ha ayudado a saber que estaba haciendo lo que quería hacer, de verdad.

Vamos a probarlo, ¿qué harías si te tocara la lotería y tuvieras tooooooodoooo el dinero del mundo? Lo más probable es que me digas que pagarías tus deudas, te comprarías una casa, te irías a viajar por el mundo, etc, etc.

Vale, cuando ya hayas disfrutado de tu vida de multimillonari@, ya hayas visitado todos los países del mundo, te lo hayas pasado genial a las fiestas más guays del planeta, te hayas comprado lo que quieras o hayas leído 50 libros en las playas más perfectas del mundo, ¿qué harías? Y esta es la respuesta que nos interesa. Cuando ya te lo hayas pasado bien, cuando tengas la vida solucionada, es cuando necesitarás ser útil para el mundo, devolverle el favor. Y aquí es donde encontrarás tu propósito, tu para qué, lo que harías porque te apetece, porque te gusta y te lo pasas bien haciéndolo y lo harías aunque no te pagaran, aunque nadie te lo pidiera.

Este es tu punto de partida. A partir de aquí, luego hay que ver si es factible, si puedes ganarte la vida con ello, si es fácil empezar con ello ahora, si tienes los medios para conseguirlo a corto plazo,…

¿Es adecuado para ti?

Empieza simple. Yo soy la reina de las ideas, me salen ideas por todas partes pero muchas de estas ideas que pueden ser muy buenas, que serían muy divertidas o que me gustarían mucho, tienen algunos problemillas técnicos como que requieren trabajar en equipo (y buscar el equipo cualificado), requieren mucha inversión económica o logística, o algo tan sencillo como que no se adaptan al estilo de vida que quiero. Así que no vale con tener buenas ideas sino que sean factibles para tus habilidades, tus fortalezas, tu estilo de vida, etc…

Mira tu historia, ¿qué te ha convertido en quién eres?

Y por último, te recomiendo que te centres en tu historia. Todos tenemos alguna cosa en la vida, normalmente es una dificultad, que nos ha marcado, nos ha obligado a aprender cosas «a las malas» y nos ha convertido en quien somos ahora.

¿Te has planteado que quizás te ha sucedido esto para que ayudes a otras personas a superar lo que tú has superado?

Yo, por ejemplo, llevo toda mi vida aprendiendo a dejar de ser mi peor enemigo, a transformar mis creencias limitantes que me frenan constantemente, a reinventarme y ser una mejor versión de mi, a ser feliz a pesar de las dificultades…. Y aquí me tienes, enseñando todo lo que estoy aprendiendo…

¿Qué puedes enseñar tú de lo que has aprendido?

Te dejo aquí reflexionando, pero ya sabes dónde encontrarme si me necesitas.

¿No consigues resolver el malestar que te acompaña? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.