Conocer tu cuerpo y tu menteNerd de la Psicología

¿Los cerebros de los hombres y de las mujeres son diferentes?

Aprovechando que es la semana del “Día de la Mujer”, hoy saco un tema polémico: ¿es diferente el cerebro de un hombre del de una mujer?

Nunca se puede poner a nadie en el mismo saco pero si es verdad que en la mayoría de los casos, los hombres y las mujeres somos diferentes. No sólo físicamente sino también en la manera de pensar. Los hombres acostumbran a ser más prácticos, nosotras somos más emocionales, etc…

¿No tienes tiempo de leerlo todo? Apúntate aquí y escúchalo gratis

Por eso siempre se ha intentado descubrir si había diferencias morfológicas en el cerebro que nos diferenciaban los unos de las otras.

Cuando estaba estudiando psicología en la universidad, nos explicaron que el cerebro humano era dimórfico, es decir, que era diferente entre hombres y mujeres. Se hablaba que las diferencias entre cerebros se debían a la exposición prenatal a ciertas hormonas.

Algunas de las diferencias que destacaban era el número de células. Los hombres tienen un 4% más de neuronas que las mujeres y más tejido cerebral pero las mujeres tienen más sinapsis (conexiones entre neuronas) que los hombres.

Los hombres tienden a concentrar su actividad cerebral en el hemisferio izquierdo pero las mujeres cuentan con un mayor cuerpo calloso (estructura cerebral que une los dos hemisferios) y permite una mayor transferencia de datos entre el hemisferio derecho y el izquierdo. Esto se puede ver claramente con esta imagen, donde se ve que el hombre tiene más conexiones entre la parte delantera y trasera dentro de cada hemisferio y la mujer tiene más conexiones cruzadas entre ambos hemisferios. Esto, por cierto, podría explicar porque las mujeres son más multitareas y los hombres son más de ejecutar una sola tarea.

El sistema límbico, asociado a las emociones, suele ser mayor en las mujeres.

Además, a nivel sexual, hay una estructura cerebral llamada estría terminal que es distinta entre hombres y mujeres y entre transexuales. Adjunto imagen extraída del libro “Fisiología de la conducta» de Neil R.Carlson.

Figura a) Hombre heterosexual.

b) Mujer heterosexual.

c) Hombre homosexual.

d) Hombre transexual.

Aun así, la mayoría de estos resultados estaban basados en muestras cerebrales post mortem y no en observaciones directas del cerebro de personas vivas como permite la ciencia realizarlos ahora con la neuroimagen.

Los estudios más recientes demuestran que las diferencias son demasiado escasas y poco significativas como para afirmar que haya dos versiones de cerebro. No hay un grado de dimorfismo suficientemente alto ni una gran consistencia en los rasgos definitorios.

Sí hay rasgos más presentes en un u otro sexo pero no hay una barrera nítida que los separe. Puede haber dos tipos de cerebros diferentes: los que empatizan y son buenos para identificar cómo siente y piensa el otro y los que sistematizan, que están más interesados en desmontar y analizar sistemas. Y todos somos una mezcla de los dos, aunque solemos ser más de un tipo que de otro (sin ser tan relevante el sexo de la persona). Los hombres tienden a estar más cerca del extremo que sistematiza y las mujeres más cerca del extremo empático, aunque hay muchas excepciones. Es más, los cerebros masculinos o femeninos serían la excepción ya que la norma es el hermafroditismo cerebral (podríamos decir que tenemos cerebros mixtos).

Además, debemos tener en cuenta el sistema endocrino. Las hormonas son las mismas en ambos pero los patrones de secreción son diferentes: es pulsátil en las mujeres y casi constante en los hombres. Así que las hormonas podrían ser las responsables de las diferencias entre hombres y mujeres.

Y no hay que olvidar que el cerebro humano es extremadamente maleable y la cultura, la educación, la sociedad y los estereotipos pueden generar ciertos patrones de comportamiento que generen cambios en la estructura del cerebro. Si las neuronas se reestructuran para realizar otras funciones cuando se pierde una extremidad, también pueden generar cambios en el cerebro las conductas y estereotipos repetitivos.

¿No consigues responder las preguntas? ¿Necesitas ayuda? ¿Te ayudo?

— No te creas nada de lo que leas. Primero piénsalo, pruébalo y si te sirve, quédatelo. —

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.